miércoles, 8 de octubre de 2008

EL CARNAVAL DE LAS BESTIAS (Jacinto Molina, 1980)





EL CARNAVAL DE LAS BESTIAS

AÑO: 1980
PAÍS: ESPAÑA
DIRECCIÓN: JACINTO MOLINA ALVAREZ
PRODUCCIÓN: JACINTO MOLINA, MASURAO TAKEDA
PROTAGONISTAS: PAUL NASCHY, SILVIA AGUILAR, EIKO NAGASHIMA, AZUCENA HERNÁNDEZ, LAUTARO MURÚA.


ARGUMENTO:


Un delincuente internacional es contactado por una banda japonesa para el negocio del tráfico de diamantes. A poco andar inicia una relación sentimental con la hermana del líder y posteriormente los traiciona, desatándose una cacería en su contra.


COMENTARIO:


Para ser honesto, las espectativas que me hice antes de ver esta película fueron muchas. Primero porque ya había recorrido una cantidad estimable de cintas de Paul Naschy y sabía a lo que me enfrentaría. Segundo, porque a pesar de que este actor, productor y director tiene de dulce y agraz en su filmografía, las películas que considero buenas, se han vuelto favoritas; no sé que es lo que tiene Paul Naschy o Jacinto Molina, pero el embrujo que despierta su presencia en pantalla es notable y pocas veces experimentado por mi. Como tercer y último factor, está el hecho que dentro de toda la gama de cine que he visionado en mi vida (que ha sido mucha), el cine fantástico español e italiano ocupan un sitial importante.

Bueno, pero refiriendome al film en cuestión, debo señalar que EL CARNAVAL DE LAS BESTIAS es una muy buena película. El argumento, sin hilar fino, toma referencias de películas anteriores de terror fantástico (psico-killers y caníbales), pero Paul Naschy le da un toque magistral con una dirección sólida, privilegiando la correcta narración fílmica, por sobre la oportunidad de arrancarse con voladas que habrían estado a la orden del día en manos de algún novel cineasta con deseos de "ser original". NO, Naschy se dedica a contarnos una historia que mezcla diferentes temas como las mafías, los fantasmas y los asesinos, en escenarios austeros y marginales, con el sentido de entretener con calidad.

La historia nos muestra a Bruno (Naschy) un delincuente internacional que se involucra con la mafia japonesa en el tráfico de diamantes. Hasta aquí todo normal, pero a Bruno no le parece nada mejor, iniciar una relación sentimental con la hermana del líder. Más encima los traiciona y se arranca con una buen cargamento de joyas. Es ahí donde la mafia lo persigue hasta España, con el vivo sentimiento de VENGANZA por la traición comercial y afectiva, terminando todo en una campal correría de balas de ametralladoras en medio de un bosque y paraje rocoso.

Tras esa genial secuencia, Bruno se interna en algo mucho más aterrador, inconciente y medio muerto, es recogido por una familia (un padre "equilibrado" y sus dos hijas "llenas de pasión por la carne") de apariencia gentil pero muy sospechosa, la que lo cuida con dedicación... En medio hay una criada negra muy sexual que tendrá un rol que no hay que perder de vista. Mucho morbo, escenas subidas de tono, revueltas con violencia en estado salvaje. No olvidar la música que compone una banda sonora aceptable y no pasa desapercibida.

EL CARNAVAL DE LAS BESTIAS es un film donde el laberinto que se le presenta a Bruno (Naschy) es infinito y nada es descartable en medio de la jauría más amenazante: LOS SERES HUMANOS.