lunes, 12 de enero de 2009

VENENO PARA LAS HADAS (Carlos Enrique Taboada, 1984)












VENENO PARA LAS HADAS


AÑO: 1984
PAÍS: MÉXICO
DIRECCIÓN: CARLOS ENRIQUE TABOADA
PRODUCCIÓN: HÉCTOR LÓPEZ
PROTAGONISTAS: ANA PATRICIA ROJO, ELSA MARÍA GUTIERREZ, LEONOR LLAUSÁS, CARMELA STEIN, MARÍA SANTANDER, LAURA ALMELA, ARTURO BENISTÁIN, ANNA SILVETTI, RITA MACEDO, MIGUEL CANE.


ARGUMENTO:

Verónica es una pequeña niña que influida por las historias de brujas de su nana, se convence de que es una verdadera bruja y que debe transformarse en la más malvada que ha existido. En el colegio conoce a Flavia, una nueva compañera proveniente de familia acomodada, que a poco conocerla, se verá sumida en el mundo imaginario que le plantea Verónica. Algunas coincidencias sobre hechos trágicos irán marcando la pauta en la relación de ambas niñas, quienes, en las vacaciones en el fundo de la familia de Flavia, se conminarán a crear un mortal veneno para las hadas (las grandes enemigas de las brujas).


COMENTARIO:

Última película de Carlos Enrique Taboada (después trabajo en la producción y guiones para otros filmes) y debo decir que fue un cierra bastante fallido… este director mexicano ya tenía popularidad gracias a las grandes obras de culto de terror HASTA EL VIENTO TIENE MIEDO, EL LIBRO DE PIEDRA Y MÁS NEGRO QUE LA NOCHE, pero esta producción representó el fin de su creatividad fílmica. Parece un juicio muy rotundo, pero lo argumentaré con lo siguiente:
1) Cero trabajo en el guión… la película se circunscribe a la sucesión de momentos entre las dos niñas en juegos más bien infantiles sin un ápice de suspenso o progresión narrativa… los personajes (mal actuados) más bien parecen salidos de alguna producción televisiva de segunda que de una cinta de terror de categoría…
2) Una dirección errática y poco imaginativa… si Taboada quería jugar con la fantasía infantil debió ser más jugado en cuanto a una puesta en escena más lúdica y tenebrosa… se quedó en el intento…
3) Como mencioné las interpretaciones son mediocres… las niñas no salvan a nadie y los adultos (que salen de la cintura para arriba) son palitroques que no aportan nada al filme.

Con estos tres puntos, se resume la falta de creatividad de su director que ya contaba con la experiencia de películas deliciosas en lo visual y con dosis aceptables de suspenso y vuelcos argumentales… al principio, la película promete, pero después de los créditos cae en un estado soporífero del que jamás despierta… ni las brujas y sus maleficios logran levantar un largo que no vale nada dentro de la filmografía de Carlos Enrique Taboada… (Quizá algunos planos destacan por el cuidado de la fotografía y crea cierta atmósfera, pero es muy poco para un realizador de su trayectoria)…
El final es previsible y plano… a destacar la crueldad entre los infantes (tema principal aunque suavemente tratado) que es un aspecto que está presente en todo nuestro desarrollo humano y cuyo germen está en la herencia que recibimos de nuestros mayores… todo signo de violencia que se traduzca en crueldad (gozar haciendo daño) es, para mí, un reflejo inequívoco de la parada en la que estamos…

CON TODO, UNA PELÍCULA QUE SE DEJA VER SI SE ES SEGUIDOR DE TABOADA, PERO QUE LUEGO HAY QUE OLVIDARLA RÁPIDAMENTE… RECURRIENDO A UN HECHIZO SI ES PRECISO…