lunes, 25 de mayo de 2009

LA PROFECÍA 3: EL CONFLICTO FINAL (Graham Baker, 1981)
















LA PROFECÍA 3: EL CONFLICTO FINAL


AÑO: 1981
PAÍS: ESTADOS UNIDOS
DIRECCIÓN: GRAHAM BAKER
PRODUCCIÓN: HARVEY BERNHARD
PROTAGONISTAS: SAM NEILL, DON GORDON, ROSSANO BRAZZI, LISA HARROW.

ARGUMENTO:

Damien ha cumplido los 32 años y ya completó siete a la cabeza de las industrias Thorn, haciendo de ellas la empresa líder en gran cantidad de rubros productivos… su poder es inconmensurable pero como todo tiene fecha de vencimiento… Damien sabe que sus días están contados si es que no aniquila al Nazareno en su segunda venida a la tierra… y ¡a nacido!... y mientras más se suceden los días, más se debilita su poder… es por ello que se lanza, junto a sus discípulos, en una verdadera cacería para matar a todos los infantes nacidos el 24 de marzo… a su vez, los seguidores de la luz han vuelto a reunir las siete dagas de Meggido con el propósito de dar cumplimiento al mandato divino… pero Damien está más fuerte y la empresa no será fácil, ya que además de conseguir ser nombrado Embajador en Gran Bretaña, fue elegido como Presidente de la Juventud ante la ONU con el fin de extender su maléfica influencia a todos los seres del planeta…


COMENTARIO:

Este filme constituyó el cierre de la saga sobre el Anticristo Damien Thorn, que había tenido buenas entregas tanto en las primera como en la segunda película… pero como lo había mencionado en los otros comentarios, este punto final constituye lo peor de la serie… el largo se nos presenta como los últimos días de Damien, interpretado por el actor Sam Neill de correcta forma, pero sin el encanto que había irradiado el personaje en las dos entregas anteriores… la dirección es más bien televisiva y el filme no cuenta con suspenso alguno… además el guión no contribuye demasiado para elevar el fiasco total, ya que la historia es muy forzada y predecible… sin faltar los errores argumentales que ya había detectado en las producciones de 1976 y 1978. Por ejemplo, la banda sonora que tanto había destacado por su fuerza y su aporte a crear atmósfera, en este CONFLICTO FINAL es una comparsa insulsa y desinflada… lo digo con mucha pena, puesto que soy un confeso admirador de la saga y clara está, me duele que la escasez de ideas hayan aflorado justo en el remate final… y hablando del mismo, la secuencia final… el gran encuentro entre el Demonio y Dios pasa tan de prisa y sin sabor, que lo único que vemos es un Anticristo vulnerable y endeble y un Dios difuso tras una figura plana y ausente… UNA HORRIBLE PENA… quizá lo único rescatable de esta producción sea la presencia teatral de Sam Neill en sus monólogos con la figura de Cristo crucificado de espaldas que poseía en una de las habitaciones de su mansión para torturar y escarnecer… así como en su intervención frente a todos sus discípulos frente a los roqueríos de una playa y la persecución de la que es objeto en una cacería… ¿el resto?... muertes conocidas que sirven más de relleno y situaciones absurdas que dejan al descubierto la escasa claridad de los cerebros de esta saga, por citar un solo ejemplo: cuando Damien sale persiguiendo a uno de los discípulos de Dios por una carretera solitaria, siguiéndolo hasta las ruinas de un castillo sin protección alguna… por un lado, Damien era un chiche plagado de cuidados debido a los intentos de asesinato y por otro se largaba sin previo en busca de un anciano, aun sabiendo que corría un gran peligro…
Mala película que deja un agrio sabor de boca y me hace clasificar a las dos primeras entregas como las recomendables… OJO, que además de esta porquería se realizó unos años más tarde la cuarta parte, pero esta vez la protagonista era la hija de Damien… sí, leyeron bien, la hija engendrada, supuestamente en la periodista que lo mata, pero mucho más horripilante que esta… esa si que no posee nada rescatable…

UN FALLIDO FILME SIN PRESENCIA… MAL CIERRE DEL ATRACTIVO E HIPNÓTICO PERSONAJE DE DAMIEN THORN…