sábado, 25 de octubre de 2008

LA SEMANA DEL ASESINO (Eloy de la Iglesia, 1972)









LA SEMANA DEL ASESINO
AÑO: 1972
PAÍS: ESPAÑA
DIRECCIÓN: ELOY DE LA IGLESIA
PRODUCCIÓN: JOSÉ TRUCHADO, VICENTE PARRA
PROTAGONISTAS: VICENTE PARRA, EUSEBIO PONCELA, EMMA COHEN, CHARLY BRAVO, VICKY LAGOS.


ARGUMENTO:
Un maduro trabajador de un matadero en España se transforma en asesino por accidente y, durante una semana, este hecho le traerá consigo una seguidilla de muertes, que se irán sucediendo conforme vaya agudizándose su mundo interior.


COMENTARIO:

Debo decir que cuando comencé a ver esta película no me había hecho muchas espectativas. Quizá porque lo poco que sabía de su director Eloy de la Iglesia, era que había sido un director "polémico" y que su obra estaba impregnada de ese adjetivo. A mi sorpresa, me encontré con un tipo que supo personificar muy bien en pantalla, lo que ocurría con sus ideas de la vida, en lo que respecta a su visión de los seres humanos y el mundo. Es por ello, que LA SEMANA DEL ASESINO es un film particular, personal y jugado, aunque en su momento (por el marcado acento contestatario y de denuncia) fue perseguida y despreciada (hasta sufrió cortes de censura). Entre los temas esenciales que de la Iglesia deslizó en el celuloide, está el espíritu rebelde en contra del sistema establecido (y bien sabemos lo que ocurría en España en esos momentos con la dictadura de Franco), la sexualidad y sus ocultas derivaciones, la droga y todo aquello que resulta ingrediente de lo marginal. Creo que viendo LA SEMANA DEL ASESINO con detención, se pueden encontrar muchos aspectos obsesivos que lo distinguían como director, pero además la forma de presentarlos hace que su obra sea interesante y cuanto menos, digna de verse.

La historia de Marcos (el obrero de un matadero) es la historia de muchos españoles que sobrevivieron durante la dictadura de Franco y que vieron como un país les iba despojando de lo más preciado de cualquier persona, SU DIGNIDAD Y SUS DESEOS ÍNTIMOS DE FLUIR CON TOLERANCIA. Este hombre trabaja día a día en el lugar antes mencionado, realizando una labor rutinaria que se transforma en un elemento que se va haciendo perjudicial para su sanidad mental. A Marcos le da lo mismo que lo "asciendan" en el trabajo al otorgarle la conducción de una máquina procesadora de carne de último modelo. Su jefe, un patético hombre con atrofia mental atroz, le comunica el hecho y lo felicita; Marcos inexpresivo asiente...

Para completar el mapa de Marcos, debo señalar que es un hombre solitario que vive en una "mediagua" en medio de un desolador paraje y además mantiene una relación clandestina con una joven mujer que pertenece a una familia de mayor nivel socioeconómico. Su única "distracción" se la proporciona un boliche donde concurre a diario a comer, en especial por la estrecha amistad que comparte con la mesera del lugar. Como contraparte, Marcos tiene un hermano, que conduce camiones, cuyo presente se ve algo más estable: trabajo, amor y futuro casorio. Es en este habitat decandente, donde a nadie parece importar algo y por ende, no hacen nada o no se les permite hacer nada, que Marcos fragua, paulatinamente, un vacío mental que lo lleva a matar a quien se coloque por delante y siempre que se vuelva una amenaza ante la posibilidad latente de caer a la cárcel por los asesinatos.

La película se estructura en una semana, donde cada relación y tema antes escrito, se irá decantando en un espiral enfermizo de muertes diarias, apiladas en una habitación de su casa. El olor a putrefacción y el sonido de una anónima mosca volando entre los cadáveres, será la daga que punzará en la mente de Marcos hasta hacerlo colapzar.

Hay un personaje que deambula por la película que, con el correr de los minutos, va tomando protagonismo y es un vecino de Marcos. De alguna manera hay una conexión entre ellos, también es un tipo solitario, oscuro, desorientado y rebelde a su manera... sus conversaciones existenciales son desahogos mutuos como cuando Marcos le dice "NO HAY NADA QUE DE MÁS FUERZA QUE EL HAMBRE"... en relación a una posible pelea entre el perro fino de su vecino y perros callejeros... una metáfora deliciosa... la verdad es que LA SEMANA DEL ASESINO está plagada de instantes orgásmicos como ese, como cuando su cuñada va a su casa en busca de su hermano (futuro marido) y le insiste para entrar en la habitación, suponiendo que estaría ahí... ante la negativa inicial de Marcos, ella finge un dolor de cabeza y le pide una aspirina (situación que le daría tiempo para entrar), él se da cuenta y con el rostro lleno de dolor y resignación le dice "¿EN SERIO QUIERES UNA ASPIRINA?... amigos lectores, esta escena es una joya que para mi reemplazaría cualquier otra situación placentera... es así, lo digo del corazón, para mi el cine, el buen cine es el ÚNICO AMOR DE MI VIDA... como decía Francois Truffart "el que ama el cine, ama la vida..." sin comentarios.

Volviendo a la peli, tenemos a un asesino que parte matando a un pobre chofer de taxi en medio de una discusión, luego continúa con todos aquellos que amenacen encontrar las víctimas de su matadero personal. MARCOS es un ser humano que ha bajado los brazos, rebelde pero temeroso, ya no se siente participe de este mundo... "ENTIERRA LOS RECUERDOS"... le enrrostra su vecino... ¿será con intención delatora?... otro momento genial es cuando concurre el padre de la mujer que se iba a casar con su hermano y también insiste en ingresar a la habitación... "PASE AL CUARTO, HABER SI ASÍ SE TRANQUILIZA..." le argumenta Marcos...
Las muertes son potentes no tanto por lo gráficas, sino por lo que las rodea, por el clima que se respira, por la progresiva perdida del protagonista... LA SEMANA DEL ASESINO es una obra de culto muy buena, con un climax (cuando el vecino le cuenta que está escribiendo un guión cinematográfico y Marcos al sentirse descubierto, tiene una reacción que se encuentra con más de una sorpresa) de lujo, pero un final que a más de uno dejará decepcionado... si acaso el final es lo más pobre de la película, un tanto antojadizo y débil... pero que trás degustar la peli entera, igual deja un sabor de boca delicioso...

ELOY DE LA IGLESIA me sorprendió gratamente...UNA PELÍCULA HUMANA, CON DRAMA Y TOQUES DE HUMOR, QUE DEJA QUE PENSAR ¿QUÉ TAN REBELDE SOY?, ¿O SERÁ QUE ME TRAGO TODA LA PORQUERÍA QUE ME DEN, SIN UN SENTIDO CRÍTICO?

GRACIAS POR REAFIRMAR LAS DUDAS ELOY...