martes, 9 de junio de 2009

FREAKS (Tod Browning, 1932)















FREAKS


AÑO: 1932
PAÍS: ESTADOS UNIDOS
DIRECCIÓN. TOD BROWNING
PRODUCCIÓN: TOD BROWNING
PROTAGONISTAS: WALLACE FORD, LEILA HYAMS, OLGA BACLANOVA, HENRY VÍCTOR, HARRY EARLES, DAISY EARLES, ROSCOE ATES.


ARGUMENTO:

Película que toca el tema de los llamados “raros” o “extraños” en relación a aquellas personas con deformidades o limitaciones físicas que durante toda la historia, y para que nos hacemos, hoy en día, producen rechazo por parte de la sociedad, más ahora que se vive de la imagen… el filme se centra en lo que sucede en un circo de estas rarezas, específicamente en la relación por conveniencia que se establece entre un enano y una trapecista “normal”, ya que ella, aprovechando el amor que el freak siente por su persona, acepta casarse con él solo por la fortuna que ha heredado. Sin duda que la consecuencia de esto no será del todo feliz para la mujer que representa los prejuicios y la estupidez misma de todos los que se consideran normales…


COMENTARIO:

Tod Browning es uno de los grandes directores clásicos del fantástico de terror, y dicha mención es más que justa, puesto que este realizador norteamericano es, para mi persona, uno de los pioneros en cuanto al cine de terror bizarro basado en la repulsión estética y en la ironía necesaria que deben tener todos los filmes de este género para incomodar al espectador (antecedente de la obra de John Waters)… además no se puede desconocer su talento para crear atmósfera y para la dirección de actores… ESTE ES UN TIPO JUGADO, y como tal, probó en cuanto género cinematográfico se le colocó por delante, iniciando tempranamente (23 años) su incursión en este arte, allá por 1915 en la época muda. El cambio al sonoro no fue impedimento para que Browning aprovechara esta nueva herramienta con el fin de potenciar su carrera, de prueba están sus mejores y más destacadas obras durante la década del treinta (DRÁCULA, LA MARCA DEL VAMPIRO, FREAKS Y MUÑECOS DIABÓLICOS).
Tras DRÁCULA en 1931, Browning se envalentonó con un relato corto llamado SPURS (Espuelas) del escritor Tod Robbins, el cual trataba sobre la venganza planeada por un enano de circo en contra de una trapecista, al darse cuenta de que esta ha accedido a casarse con él por su dinero… pero Browning no se quedó con esta simple historia, sino que impulsado por su pasado circense, construyó un guión que además de la esencia del cuento, profundizaba sobre los llamados FREAKS o personas con defectos o mal formaciones físicas que a lo largo de toda la historia han sido consideradas repulsivas y como escoria humana se les ha eliminado. Es así como la trapecista, coludida con otro trabajador del circo, trama el quedarse con la fortuna heredada por el enano, el que hace vista gorda a las advertencias de otra enanita profundamente enamorada de él… entonces llega el momento cúlmine de la cinta que es cuando el enano “presenta en sociedad” a su amada frente a todos los FREAKS del circo, los que “aceptan” a la nueva integrante de la familia con mucha alegría y fervor… hasta despertar la incontrolable furia de la trapecista quien les grita en sus caras: ¡MONSTRUOS!...¡MONSTRUOS!...
El filme de Browning es una gran reflexión sociológica sobre el ser diferente, en cualquier ámbito, y sobre los “castigos” a los que se exponen los que efectivamente lo son… eso me provoca un profundo terror, un rechazo brutal que la sociedad no perdona, lo que se traduce en intolerancia: discriminación: violencia: inhumanidad… ¿familiar?... sí, la película de Browning es un antecedente claro al respecto y es ahí donde radica su fuerza y su estatus de culto… los freakis del filme son freakis reales y eso causó, en su momento, una gran polémica en las audiencias al “rechazar” el largometraje por desnudar nuestra falta de humanidad, siendo perseguido y volviéndose un sonado fracaso comercial para el realizador y los estudios de la Metro Goldwyn Mayer… a esto se le sumaron censuras y toda esa mierda propia de las sociedades que les gusta continuar marcando el paso sin avanzar en lo realmente determinante: LA ESENCIA DE LO QUE SOMOS… no en los demás adornos que, aunque importantes (economía, educación, salud), hacen que nos olvidemos de el primer eslabón: TODOS SOMOS ÚNICOS E IGUALMENTE IMPORTANTES...
Por todo ello, FREAKS es una excelente película que encima remata con un final conmovedor y horrible, cuya esencia terrorífica se sustenta en la superposición de la estupidez por sobre la nobleza, ya que finalmente son los propios freakis los que toman el rol de castigadores vengativos en contra de los “pobres normales”…

UN CLÁSICO QUE MÁS ALLÁ DE LAS CONSIDERACIONES TÉCNICAS ES UNA OBRA LLENA DE SINCERIDAD Y VALENTÍA…