viernes, 6 de marzo de 2009

¿QUIÉN PUEDE MATAR A UN NIÑO? (Narciso Ibáñez Serrador, 1976)














¿QUIÉN PUEDE MATAR A UN NIÑO?


AÑO: 1976
PAÍS: ESPAÑA
DIRECCIÓN: NARCISO IBÁÑEZ SERRADOR
PRODUCCIÓN: PENTA FILMS
PROTAGONISTAS: LEWIS FIANDER, PRUNELLA RANSOME, MARÍA LUISA ÁRIAS, MIGUEL NARROS, MARISA PORCEL, ANTONIO IRANZO.


ARGUMENTO:

Una pareja de ingleses (Tom y Evelyn) viaja a un poblado de la costa española del mediterráneo con el fin de pasar unas tranquilas vacaciones a orilla del mar. Ya en el lugar, deciden embarcarse a la isla de Almanzora, para tener un poco más de aventura, pero tras llegar, comienzan a darse cuenta que los adultos han desaparecido y sólo los niños deambulan por los alrededores... extrañados, la pareja opta por quedarse, sin dimensionar el peligro que les cierne sobre la cabeza, tanto a ellos, como al niño que lleva Evelyn en el vientre…


COMENTARIO:

Narciso Ibáñez Serrador es un creador español nacido en Uruguay ligado al mundo de la radio, el teatro, la televisión y el cine, que fue uno de los puntales del desarrollo de la televisión ibérica. Entre sus múltiples actividades, Serrador inició un espacio televisivo en donde se abordaba el género de terror a través de un programa de pequeñas historias titulado HISTORIAS PARA NO DORMIR, el que fue durante la década de los sesenta un boom y se extendió durante varios años e inclusive en la última década se ha intentado reflotar la magia y el suspenso del espacio al ser lanzado un nuevo proyecto de nombre PELÍCULAS PARA NO DORMIR de diferentes realizadores jóvenes.
En materia cinematográfica, Serrador sólo rodó 2 películas en su vida; la primera en 1969 titulada LA RESIDENCIA, obra maestra del terror español y mundial, que contaba la historia de lo que sucede en un colegio internado para señoritas… Serrador adjunto a una estupenda y estimulante dirección, aspectos claves como una magnífica fotografía, un guión lleno de misterio y actuaciones fenomenales… pasaron muchos años antes que volviera a instalarse detrás de las cámaras y esto se concretó en 1976 cuando Serrador filmó ¿QUIÉN PUEDE MATAR A UN NIÑO?, basada en la obra literaria de Juan José Plans EL JUEGO DE LOS NIÑOS, donde abordó el tema de la crueldad con los menores de parte de toda la sociedad adulta, lo que genera una “venganza” de la naturaleza al trastornar la mente de los niños en la isla de Almanzora, volviéndolos agresivos e indolentes con los mayores...
Tom y Evelyn son una pareja de ingleses que se les ocurre visitar la región española de Benavis, en la costa mediterránea, para cruzar a la solitaria isla de Almanzora. Al principio todo va bien y la pareja llega sin novedad a la isla, pero durante el primer día comienzan a notar el raro comportamiento de los niños y la ausencia de los padres… Tom se preocupa, ya que Evelyn está embarazada de su tercer hijo y necesita atención… recorren restaurantes, almacenes, una hostal y nada, los adultos han desaparecido y a los niños parece no importarles… al cabo de un día, comprenderán de forma traumática lo que sucede y tendrán que luchar por la vida de los tres, aunque ello signifique matar a los niños…
El argumento de la película es interesante y seguro que daba para un gran filme, y digo “daba” porque Serrador se farrea un buen material y lo convierte en una jugarreta inocente de niños que no asustan a nadie, además toma el riesgo de una fotografía plana a la luz del día que no le aporta una pizca suspenso, salvo en momentos específicos… Serrador trata de no dañar en demasía la imagen de los niños y lo logra… evapora cualquier atisbo de terremoto visual y de contenido, mostrándose más como un tipo lleno de reparos y escrúpulos que como un realizador valiente y arriesgado. Todo esto, no quiere decir que el filme no tenga nada que rescatar, por ejemplo, está la escena cuando visitan el restaurante abandonado y el minimarket… todo en aparente funcionamiento pero con perfume de abandono y muerte, el enfrentamiento entre la pareja y los niños cuando tratan de arrancar en un jeep, cuando Tom descubre el cuerpo de un anciano colgando en un granero mientras los niños juegan a la piñata con el cadáver, el tétrico paseo por la iglesia, el descenso de los niños por las rocosas colinas, la muerte de un niño pequeño cuando trataba de disparar a Evelyn y el enfrentamiento final entre Tom y los niños… ¡lástima! porque el guión no saca nunca el provecho necesario y la película se hace muy larga y tediosa por momentos…
De todas formas, es un filme clásico y por ende recomendable de ver, por lo menos por el tema que plantea y la manera fantástica de resolverlo… también cabe destacar la introducción-documental de la cinta, donde se grafica la horrorosa culpa que ha tenido que pagar la infancia durante la historia humana en diversas guerras y conflictos sociales, económicos y culturales. Toda una brutalidad que seguro se da en la puerta de la casa de todos nosotros…


OBRA CLÁSICA QUE DEBIÓ IR MÁS ALLÁ… AUN ASÍ, RECOMENDABLE…