lunes, 24 de noviembre de 2008

EL HORROR DE DRÁCULA (Terence Fisher, 1958)













EL HORROR DE DRÁCULA


AÑO: 1958
PAÍS: GRAN BRETAÑA
DIRECCIÓN: TERENCE FISHER
PRODUCCIÓN: ANTHONY HINDS PARA HAMMER FILMS.
PROTAGONISTAS: PETER CUSHING, CHRISTOPHER LEE, MICHAEL GOUGH, MELISSA STRIBLING, CAROL MARSH.



ARGUMENTO:

Película clásica de de la productora británica Hammer sobre el personaje de terror creado por Bram Stoker: DRÁCULA. Para diferenciarse del film gringo de 1931, se adaptó el título de DRÁCULA por EL HORROR DE DRÁCULA. La historia de la película se construyó en base a un guión personal, sólido, contundente, muy entretenido y con gran deleite visual.
Jonathan Harker llega al castillo del conde Drácula con el fin de eliminarlo, puesto que ya conoce su poder maligno, como es de esperar el conde le gana la mano y lo transforma en un muerto vivo, es aquí donde hace su aparición Van Helsing, un científico estudioso del tema y el único capaz de hacerle frente a este fantástico monstruo.


COMENTARIO:

Cuando la Hammer Productions, fundada en 1934, adquirió los derechos de los tres principales monstruos góticos de la historia del cine a la Universal Pictures, dio un golpe maestro ya que no sólo resultó una franquicia muy provechosa, sino que se perpetuó para siempre en las sienes del terror fantástico. Todo comenzó con el rodaje de LA MALDICIÓN DE FRANKENSTEIN en 1956 a cargo del talentoso Terence Fisher, que sería marca registra de la Hammer. Fue un éxito a pedir de boca, por lo que abrió campo a la realización de una nueva versión del vampiro más clásico del cine: DRÁCULA en 1958, bajo el nombre de EL HORROR DE DRÁCULA ya que era la única manera de diferenciar el filme de su homónimo gringo rodado en 1931 con Bela Lugosi en el papel principal. La Hammer fue inteligente, reclutó a dos grandes actores que durante la mejor época de la productora, llevarían sobre sus hombros el peso de los personajes elevándolos a una categoría sin precedentes: Peter Cushing y Christopher Lee.
Es aquí donde el mito de la Hammer fue una realidad, películas rodadas con presupuestos bajos pero con la habilidad de aprovechar al máximo las potencialidades que tenían, obteniendo una rentabilidad más que considerable.
En cuanto a la película en cuestión (DRÁCULA), debo señalar que ES UNA GRAN PELÍCULA, una muestra de que con talento (actores, director y equipo técnico) se pueden obtener resultados de calidad. Para empezar, el director Terence Fisher, hace gala de una dirección firme, estimulante y con gran sentido de la narración. Movimientos de cámara insinuantes, puesta en escena absorbente donde la escenografía es una protagonista más en sus filmes. La fotografía es excelente, logra crear un clima oscuro y descarnado de este DRÄCULA sangriento y “más humano”, sin exagerar en artificios sobrenaturales que sean una redundancia. Las interpretaciones MAGISTRALES: Christopher Lee está genial, por algo es, para mi persona, el MEJOR DRÁCULA DE TODOS LOS TIEMPOS, elegante e impertérrito, capaz de hipnotizar con la mirada, incluso al espectador y Peter Cushing, flemático y he irradiando un carácter actoral de elevado nivel.
DRÁCULA es una película maravillosa y personalmente emotiva, de las que ya no se hacen… no existe la truculencia fácil ni los guiones tuerca vencida, sino que hay un romanticismo que se desprende del aroma del film… la historia es la conocida por todos, así es que no entraré en detalles, simplemente véanla y gócenla…
UN CLÁSICO A VER Y RESPETAR…