viernes, 16 de enero de 2009

DESTINO FINAL (James Wong, 2000)












DESTINO FINAL


AÑO: 2000
PAÍS: ESTADOS UNIDOS
DIRECCIÓN: JAMES WONG
PRODUCCIÓN: GLEN MORGAN, CRAIG PERRY, WARREN ZIDE
PROTAGONISTAS: DEVON SAWA, ALI LARTER, SEANN WILLIAM SCOTT, KERR SMITH, CRISTEN CLOKE, AMANDA DETMER, CHAD E. DONELLA, TONY TOOD.


ARGUMENTO:

Un grupo de jóvenes alumnos de francés planean un vuelo de estudio a París. Al momento de abordar el avión, uno de ellos (Alex) tiene una pesadilla premonitoria donde ve claramente como todos mueren a causa de una falla técnica que hace explotar la aeronave. A raíz de ello, baja del avión junto con seis personas más (incluida una profesora) por los desordenes que su abrupta advertencia tiene en el personal del aeropuerto… En medio de una discusión con otro alumno, todos son testigos de la explosión del avión y desde ese momento serán presa de la muerte, la que les tendrá un lugar reservado por haberla burlado.


COMENTARIO:

DESTINO FINAL es un producto de consumo de un experto en estas lides llamado James Wong… este director, productor y guionista fue el encargado de escribir y llevar a la pantalla la serie X-FILES, MILLENNIUM, THE OTHERS Y SPACE: ABOVE AND BEYOND con gran éxito… este hecho lo impulsó a incursionar en el celuloide y fue el gestor de la serie de películas FINAL DESTINATION que ya proyecta la cuarta entrega para este año (la segunda tiene grandes secuencias gracias a un mejor presupuesto, pero pierde fuerza porque fuera de las secuencias de muerte no aporta mucho; la tercera es una basura). Pero lo que nos reúne ahora es la primera de ellas… filmada en 2000, cuenta la historia del atormentado Alex, quien en un viaje de estudios a París con todos sus compañeros de Francés, descubre, a través de una serie de pistas premonitorias, que el avión que los llevará a destino explotará en mil pedazos… todo encaja para él: la canción de John Denver en el aeropuerto, la entrega de un prospecto que habla de la vida y muerte por parte de un fanático religioso, la palabra “terminal” que se repite en el tablero de vuelos y la pesadilla que sueña al instante de sentarse en su asiento… temblores, explosiones, gritos, fuego y desintegración… al volver de ese trance, Alex comienza a gritar “¡este avión va a explotar!...” y es sacado por seguridad del lugar, juntamente con otros cinco compañeros y una profesora… el resto, bajo la tutela de otro profesor, continua el viaje… posteriormente, al comprobar que Alex estaba en lo cierto y que el avión desapareció en medio de la noche como fuegos artificiales de fin de año, los dardos apuntan hacia él, responsabilizándolo del suceso… con el correr de los días, la muerte volverá por quienes burlaron su destino y los comenzará a cazar, uno a uno, de las formas más cabronas (en la tina de baño, en una casa en llamas, en plena calle, en la línea del tren) … Alex y Clear (la única que le creyó) descubren este plan mortal y tratan por todos los medios de evitar que se concrete… pero a la muerte no se le puede pasar gato por liebre y tarde o temprano te atrapa, zamarrea y aprieta del cogote… del resto del filme es mejor que ustedes mismos lo vean y disfruten… Wong logra de una historia con rasgos inverosímiles (donde se ha visto la parsimonia idiota de la policía, tan comprensiva y sensible con Alex o lo ridículo que resulta ver a Tony Tood enarbolando un discurso filosófico sobre la existencia humana como si fuera la muerte misma) una película que entretiene y que deja dando botes el tema de la muerte… no se trata de ponernos graves pero personalmente el tema siempre me ha encantado, sobre todo cuando puedo conversarlo abiertamente, fuera de los clichés de mierda que lo adornan… me fascina escuchar lo que piensa cada persona de la muerte más que de la forma misma de morir…
A mí me gustó por la inteligencia al planear el tema y desarrollarlo (comercialmente hablando), sumándole buenos efectos y un elenco aceptable (aunque con reparos…) recuerdo que me la recomendó una ex polola en el verano de 2001… en ese momento pensaba que la muerte era una verdad latente… hoy después de algunos años, son un convencido de que sólo es un juego macabro como en DESTINO FINAL…

HORA Y MEDIA PARA RELAJARSE VIENDO COMO LA MUERTE COBRA VIDA…