viernes, 16 de enero de 2009

SOPLO DE VIDA (Luis Ospina, 1999)












SOPLO DE VIDA

AÑO: 1999
PAÍS: COLOMBIA
DIRECCIÓN: LUIS OSPINA
PRODUCCIÓN: EGM PRODUCCIONES
PROTAGONISTAS: FERNANDO SOLORZANO, FLORA MARTÍNEZ, ROBINSON DÍAZ, CONSTANZA DUQUE, CÉSAR MORA, ÁLVARO RUÍZ.


ARGUMENTO:

Un oscuro detective (Emerson Roque Fierro) es contratado para investigar la muerte de una prostituta apodada “la golondrina”, quien fue hallada muerta al interior de un hotel en el centro de Bogotá. En primera instancia, todo parece indicar que el responsable es un retirado, fracasado y mentalmente enfermo boxeador (El martillo), pero con el correr de la cinta van apareciendo otros personajes que adquieren un rol clave dentro del desarrollo de la historia: un acaudalado político que tiene lazos con grupos paramilitares, un torero con altas dosis de estupidez, un corrupto detective capaz de todo con tal de cumplir sus objetivos, un administrador de hotel homosexual fanático de María Félix, un astuto vendedor de juegos de azar y la mujer del torero, quien por un lado desea encontrar a su esposo y por otro mantiene relaciones con el veterano político…


COMENTARIO:

Estamos en presencia de una película colombiana que más podría clasificarse como cine negro, con un drama muy intenso que se va forjando desde las miserias de cada uno de los personajes… pero más allá de cualquier encasillamiento, SOPLO DE VIDA es una película construida de tal forma que el placer de verla se vuelve una vivencia sensorial de alto nivel… desde un comienzo, se plantea frente al espectador como un filme de gran poder hipnótico que envuelve los sentidos y los sacude frenéticamente durante todo el metraje. Es como la primera experiencia de un drogadicto… es como el primer encuentro… sólo están el sujeto y la jeringa… no existe nada más… el llamado mundo se desvanece y diluye por los alcantarillados del cuerpo… luego sobreviene la ansiedad y en un rápido movimiento, la aguja penetra la vena y descarga la llave hacia una de las tantas realidades paralelas que flotan en el cielo como cuchillos afilados… cada nueva puerta que se cruza, en esa realidad, es un corte más hacia un vacío eterno y sostenido… es un viaje a las raíces de las más profundas angustias y miedos del ser humano… una travesía lenta, ya que no existe el tiempo, viviendo cada instante con la apertura necesaria hacia el orgasmo concentrado… con el riesgo inminente y el deseo oculto de despertar y volver a la vida…
SOPLO DE VIDA me llegó a los más recónditos sub-mundos de mi mente… fue una experiencia tan fantástica que por eso me decidí a incluirla en el blog… sólo por el viaje y la atracción demoledora… la verdad, es que este filme colombiano es EXTRAORDINARIO… hace de las frustraciones y limitantes emocionales de los personajes un espectáculo macabro y envolvente… Luis Ospina nos propone en esta, su segunda película, una historia de proyección universal (muestra lo bajo, denigrante y, a su vez, aceptable de la sociedad) sobre la carga que llevamos dentro, tan pesada y revoltosa, como una bolsa de gatos a la espalda, estructurada en un guión de corte policial, una fotografía que juega brillantemente con los claroscuros y los paisajes típicos de Colombia, una dirección de actores espectacular y una edición que juega con elementos temporales intercalados que la tornan más golpeadora…
Ospina sólo ha realizado dos filmes en su vida: PURA SANGRE (1982) Y SOPLO DE VIDA (1999), pero tiene una gran trayectoria como documentalista y cortometrajista… un ser humano ligado, hasta la médula, con la cinematografía y el compromiso artístico de su país… fundó además junto al cineasta Carlos Mayolo y el crítico Andrés Caicedo el “GRUPO DE CALI” trabajando incansablemente por una apertura temática y estética de las expresiones culturales… así como también fue uno de los creadores la revista OJO CON EL CINE…

RECOMENDABLE AL 100%... PERO HAY QUE ENTREGARSE SIN RESERVAS PARA VOLAR HACIA UNO MISMO…