sábado, 30 de mayo de 2009

EL AMANECER DE LOS MUERTOS (George Romero, 1978)






















EL AMANECER DE LOS MUERTOS


AÑO: 1978
PAÍS: ESTADOS UNIDOS
DIRECCIÓN: GEORGE ROMERO
PRODUCCIÓN: DARÍO ARGENTO, RICHARD RUBINSTEIN
PROTAGONISTAS: DAVID EMGE, GAYLEN ROSS, KEN FOREE, SCOTT H. REINIGER.


ARGUMENTO:

Estados Unidos está sumido en un caos, y todo por un terrible virus que se ha extendido por todo el país, cuya forma de transmisión es a través de los muertos vueltos a la vida, quienes con sus mordiscos caníbales contagian a los seres vivos y los transforman en zombies sedientes de sangre, con su característico paso lento y cuya única manera de aniquilación es destruyéndoles el cerebro… un grupo de personas se parapeta en un centro comercial creyendo que es el mejor lugar para refugiarse, pero al recibir la “visita” de una pandilla de delincuentes se darán cuenta que estos son mucho más peligrosos que los muertos vivos…


COMENTARIO:

Una periodista y su pareja, un piloto de helicóptero, se esconden junto a un par de policías de la amenaza que ha generado la proliferación de zombies en la tierra… las ciudades ya no son seguras, y la prueba es la primera secuencia del film donde se muestra a las fuerzas del orden combatiendo contra los muertos vivos dentro de un edificio departamento de negros… estamos claros que la primera parte de los zombies de Romero se centró en el racismo y la intolerancia social norteamericana, y para que estamos con cosas, mundial… en lo que respecta a esta segunda entrega, diez años más tarde, el cuento va por el lado del asqueroso consumismo en que se ha sumido la humanidad, colocando su búsqueda de felicidad en los productos comerciales y en todo aquello que satisfaga nuestros instintos materiales… ¡que actual!... la cosa es que estas cuatro personas se esconden del holocausto dentro de este fuerte, de este símbolo de la decadencia humana, y encuentran la felicidad… en medio de toda la mierda y la desesperanza encuentran un lugar apacible, ya que lo limpian de los zombies que rodaban en sitio, quizá con el mismo anhelo que ellos, y se instalan a vivir en un paraíso donde todo lo que desean está a la mano… ¿pero dónde he oído que la felicidad no es eterna?... el punto es que uno de los policías es alcanzado por uno de los muertos vivos y queda con los días contados, además son visitados por un grupo de motociclistas delincuentes que logran entrar y, por ende, dejar entrar a los pacientes zombies que aguardaban en las afueras… la guerra se traslada entonces a este escenario y como es de esperar, los resultados son más y más muertos… es decir, más y más comida para las fauces de esta brutal plaga y para colmo, la mujer, que a todo esto está embarazada, necesita un lugar tranquilo para dar a luz…
Romero ya había revolucionado el tema de los zombies con su demoledora LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES en 1968, y esta vez, se atreve con un proyecto mucho más ambicioso, con fotografía a color y con escenas gore bastante potentes para la época… encima, nutre esta historia con universales ideas sobre la decadencia humana y su inevitable autodestrucción… el tema de los muertos vivos y el particular virus que los alienta, no es más que una metáfora muy poética sobre nosotros mismos, sobre los zombies que somos y sobre la demencia a que nos lleva la extrema racionalidad de las emociones y sentimientos… personalmente, como mensaje me parece muy destacable que Romero no sólo se la juegue por películas efectistas sino que vaya más allá… y dote a sus filmes de alma… ¿qué le va en contra?... unos artesanales efectos especiales que desvirtúan varias escenas, transformando el largo en una forma muy especial de representar el terror, más en el plano de las ideas y sensaciones que como sobresaltos argumentales… y es que Romero dentro de todo lo bueno, tiene, a mi parecer, un bache como es el ritmo demasiado plano de la cinta, la que torna las cerca de dos horas en cuatro, volviendo pesado el metraje… a pesar de ser una mezcla entre terror y acción, el resultado no va de lo uno ni de lo otro… es por ello que me quedo con el mensaje más que con el sobre…
Por muchos es calificado, con grandes méritos, como uno de los filmes de zombies más clásicos de la historia, situación que comparto con algunas reservas, porque les juro técnicamente no me sacudió como hubiese esperado, cosa que me hace recomendarla sólo para fanáticos del terror zombie…


UN BUEN FILME QUE NO ES TAN GRANDE COMO SE PINTA… A PESAR DE ESO, RECOMENDABLE PARA LOS ADICTOS AL FANTÁSTICO…