martes, 18 de noviembre de 2008

FRANKENSTEIN Y EL MONSTRUO DEL INFIERNO (Terence Fisher, 1974)









FRANKENSTEIN Y EL MONSTRUO DEL INFIERNO



AÑO: 1974
PAÍS: INGLATERRA
DIRECCIÓN: TERENCE FISHER
PRODUCCIÓN: ROY SKEGGS
PROTAGONISTAS: PETER CUSHING, SHANE BRIANT, DAVE PROWSE, MADOLYN SMITH, JOHN STRATTON.


ARGUMENTO:


Un joven científico (Simón) paga para tener a su disposición cadáveres con los cuales llevar a cabo sus experimentos. Algo sale mal y es recluido en un hospital psiquiátrico dirigido por un sujeto sexualmente degenerado y ajeno a lo que sucede dentro del establecimiento. Allí, Simón conocerá al Dr. Carl Víctor, que no es otro que el barón Víctor Frankenstein al cual el admira, y juntos trabajarán en la mayor obsesión de ambos: el darle vida a los muertos y crear una nueva raza de hombres.


COMENTARIO:


Esta peli de la Hammer es una de las últimas pelis que rodó ya que su cierre se concretó un par de años más tarde. De todos modos, y a pesar del desgaste propio del género y de la pérdida de frescura por parte de actores tan clásicos y potentes como Peter Cushing, vio la luz este proyecto entretenido y bien filmado.
FRANKENSTEIN Y EL MONSTRUO DEL INFIERNO es una película que destaca puesto que cuenta con un guión entretenido (aunque mil veces repetido) que se hace llevadero y con interpretaciones sobresalientes. La historia se decanta cuando el joven científico Simón es apresado por experimentar con cadáveres humanos en sus investigaciones (ayudado por un tipo que gasta las monedas que obtiene por el “trabajillo” en alcohol), y conoce dentro del psiquiátrico a su más grande mentor: el barón Víctor Frankenstein, que se presenta como el Doctor Carl Víctor. Al poco tiempo Simón descubrirá la verdad y se sentirá seducido con la posibilidad de continuar experimentando con la vida y muerte. Esto, porque estando en la consulta de Víctor encuentras un pasaje secreto hacia un laboratorio donde, tras una cortina, revelará a un horrible monstruo (David Prowse, actor que 3 años más tarde encarnaría a Dark Vader en la GUERRA DE LAS GALAXIAS), producto del trabajo obsesivo de Víctor. Este hallazgo unirá más a los científicos y los encaminará en continuar una escalada de experimentos tomando como conejillos de indias a los enfermos de la institución psiquiátrica.
La escena cuando el Dr. Víctor le muestra a los enfermos clasificados según su peligrosidad es genial, así como el ambiente contaminado de locura que se irradia por lo claustrofóbico del film (transcurre siempre dentro del psiquiátrico) es muy logrado o cuando el monstruo cava en el patio y se encuentra cara a cara con su verdadero cuerpo. Los efectos pueden no ser de alto nivel pero para la época están correctos, las actuaciones son un punto muy a favor, destacando la de Peter Cushing como el Dr. Carl Víctor y la de John Stratton, director del psiquiátrico como un degenerado sexual al que le importa un carajo lo que suceda en el lugar.
Con seguridad no es la mejor película de la HAMMER ni del director Terence Fisher, cuya larga trayectoria ha dejado filmes como: LA MALDICIÓN DE FRANKENSTEIN (1957), EL HORROR DEL DRÁCULA (1958), LAS NOVIA DE DRÁCULA (1965), LA MALDICIÓN DEL HOMBRE LOBO (1961) Y FRANKENSTEIN CREÓ A LA MUJER, pero tampoco puedo decir con seguridad que es un bodrio. El verla me despertó la emoción de las películas de antaño… ESTA BIEN PERO NO ES LA MEJOR…