martes, 17 de febrero de 2009

CEMENTERIO DEL TERROR (Rubén Galindo, 1985)










CEMENTERIO DEL TERROR


AÑO: 1985
PAÍS: MÉXICO
DIRECCIÓN: RUBÉN GALINDO
PRODUCCIÓN: RAÚL GALINDO
PROTAGONISTAS: HUGO STIGLITZ, EDNA BOLKAN, ERIKA BUENFIEL, USI VELASCO.


ARGUMENTO:

Un asesino sobrenatural acecha a un grupo de jóvenes que deciden pasar una noche de diversión en una casona abandonada, paralelamente, un profesor que investiga el caso del asesino y su relación con la magia negra a través de un libro titulado Devlon, es el único que descubre la verdad sobre este ser maligno y decide acabarlo fuera de la ley, ya que la policía no cree sus palabras. Sólo las muertes sangrientas que se irán sucediendo de cada uno de los jóvenes a manos del asesino, cuyo cadáver vuelve a la vida por medio de unos rezos escritos en su libro y pronunciados accidentalmente por uno de los adolescentes, serán la prueba palpable de la manifestación de las fuerzas demoníacas, las que además despiertan del sueño eterno a los muertos de un cementerio y forma una horda de zombies incontrolables.


COMENTARIO:

Durante la década de los ochenta, el género de terror estaba abocado a la producción de cintas en las que el gore era el amo y señor de los bajos presupuestos y desde donde surgieron muchos cineastas que más tarde serían connotados realizadores como Sam Raimi (POSESIÓN INFERNAL) y Peter Jackson (MAL GUSTO Y BRAINDEAD), así mismo, los ochenta fue el comienzo de un sin número de sagas terroríficas abocadas al público adolescente basadas en la esencia del slasher de los setenta, donde un asesino sobrenatural (HALLOWEEN, VIERNES 13, PESADILLA) mata sin piedad a jóvenes incautos y estúpidos… pues bien, este es el punto de partida para CEMENTERIO DEL TERROR, una muestra de la influencia que ejerció el entorno cinematográfico internacional en México, lo que se tradujo en la realización de varias películas de este corte… y la que nos convoca no escapa a la regla ya que su historia es descaradamente una copia-mezcla de las referencias antes señaladas… un grupo de jóvenes que decide divertirse en una casa abandonada, descubre un libro de rituales de magia negra donde el sólo recitar uno de sus versos hace posible el despertar de los muertos, entre los cuales está precisamente el asesino Devlon, que antes había sido abatido por la policía y cuyo cadáver estaba en la morgue…. Ahora ¿cómo es posible que su cuerpo llegara a la casa?, muy simple, los benditos muchachos no encontraron nada mejor que hacer para divertirse que robar un finado cualquiera y llevarlo por huevear a la casona… la cosa es que el asesino vuelve a la vida y se suelta matando a cuanto huevón se le coloque en el camino… además no está solo, ya que los muertos de un cementerio cercano salen de sus tumbas y lo asesoran en su tarea de carnicero… sólo un profesor investigador de estos temas, llegará al final de la hebra y tratará de hacer frente al inmortal psicópata… el final es algo previsible y la cinta no se aleja de los márgenes dispuestos por las producciones de las cuales se nutre…
Como película es divertida y amena, dentro de sus evidentes limitaciones presupuestarias y creativas, ya que hay mucho gore y situaciones donde es acertada la creación de atmósferas y la banda sonora, los efectos están aceptables y los zombies, en su mayoría, cumplen… las actuaciones son muy débiles pero no cobran demasiada importancia… sin dudas que esta peli debió causar cierta relevancia por lo explícito de su puesta en escena y por la manera de mexicanizar las corrientes gringas en cuanto al género se refiere…

ENTRETIENE SIN SER UN GRAN PRODUCTO…