miércoles, 24 de junio de 2009

LA MANSIÓN DE DRÁCULA (Erle C. Kenton, 1945)















LA MANSIÓN DE DRÁCULA


AÑO: 1945
PAÍS: ESTADOS UNIDOS
DIRECCIÓN: ERLE C. KENTON
PRODUCCIÓN: UNIVERSAL PICTURES
PROTAGONISTAS: LON CHANEY JR, JOHN CARRADINE, MARTHA O’DRISCOLL, LIONEL ATWILL, GLENN STRANGE.


ARGUMENTO:

Un científico es contactado por el Conde Drácula para que lo ayude a superar la maldición de ser una criatura de la noche. Luego de algunas investigaciones, el profesor lo somete a una serie de transfusiones de sangre con el fin de eliminarle un parásito que habita en organismo… todo va bien, hasta que otro “monstruo” requiere de sus servicios profesionales, se trata de El Hombre Lobo, el que solicita la ayuda del profesor para despojarse de la cruz que significa el convertirse en animal y ser presa del descontrol en luna llena… accidentalmente, tras un intento de suicidio por parte del Hombre Lobo, el profesor descubre, además, el cuerpo de Frankenstein en una cueva formada entre los roqueríos de una playa, es decir, los tres “super montruos” se transforman en pacientes del profesor, el que cuenta con la ayuda de dos enfermeras, una rubia femme fatal y una jorobada…el cuento es que tanto acoso de estas criaturas van trastocando la sanidad mental del profesor quien, tras un incidente con Drácula, ve como le aflora una doble personalidad, obsesiva y malévola, que lo lleva al caos total…


COMENTARIO:

En plenos años cuarenta, el tema de los monstruos en el cine estaba bastante saturado, merced de la nula renovación de los guiones debido a la poca imaginación de los grandes estudios… si en los treinta presenciamos el mejor periodo para estas clásicas criaturas, los cuarenta se transformaron en la tumba de muchas de ellas, las que sólo revivieron más tarde gracias a la productora británica Hammer…
Este filme es una clara muestra de ello, ya que presenta un argumento tan tirado de las mechas como ridículo… ya no importa el buen desarrollo de una historia sino que sólo vale la presencia de todos los monstruos, que entran y salen de escena, sin una consecuencia mínimamente razonable…
La dirección es muy errática, las actuaciones sin fuerza, los personajes mal concebidos (como será de mediocre que una de las enfermeras es la típico jorobado “versión femenina”) atiborrados de clichés y sin atmósfera… el filme no transmite nada… es simplón y aburrido… realmente es difícil rescatar algo de esta película que viene a rellenar el universo de títulos que la Universal se especializó en crear…
Una decadencia evidente que más tarde daría paso a los monstruos de la Hammer (productora británica) que tomarían la posta y le otorgarían a los personajes clásicos una impronta diferente, más erótica y sexual, con más sangre, mejores decorados y direcciones más sugerentes… dentro del grupo de cineastas que brilló con luces propias está, sin duda, Terence Fisher, quien es el responsable de la mayoría de filmes realizados por esta nueva productora inglesa que tenía entre sus figuras a Christopher Lee y Peter Cushing, dos baluartes del fantástico de los cincuenta, sesenta y setenta…
Volviendo a la cinta comentada, no se puede agregar demasiado, un final deplorable donde el profesor pasa a ocupar el lugar de los “depresivos monstruos” en un recurso argumental que da vergüenza…

UNA CINTA DESECHABLE QUE NO APORTA A LA GRAN LISTA DE TÍTULOS POR LOS QUE LA UNIVERSAL SE HIZO FAMOSA…