jueves, 4 de junio de 2009

EL ABOMINABLE DOCTOR PHIBES (Robert Fuest, 1971)



























EL ABOMINABLE DOCTOR PHIBES


AÑO: 1971
PAÍS: REINO UNIDO
DIRECCIÓN: ROBERT FUEST
PRODUCCIÓN: RONALD DUNAS, LOUIS M. HEYWARD
PROTAGONISTAS: VINCENT PRICE, JOSEPH COTTEN, VIRGINIA NORTH, TERRY THOMAS.


ARGUMENTO:

Luego de perder a su esposa en manos de un grupo de médicos, tras sufrir un accidente que a él le dejó el rostro desfigurado, el Dr. Phibes finge su muerte y decide cobrarse venganza… para ello, idea un plan de exterminio que consiste en ir matando uno a uno a los facultativos implicados en la funesta atención a su mujer de las formas más crueles posibles, por lo que toma como inspiración las plagas lanzadas por Dios contra los egipcios, vale decir, ataque de ratas, sapos, langostas, perdida de sangre, entre otras… Phibes no descansará hasta ver completado su revancha, aun cuando la policía comience a sospechar de la veracidad de su supuesta muerte tras revisar su propia tumba…


COMENTARIO:

Hace aproximadamente 20 años observé este filme en cine de trasnoche en el canal estatal de Chile y quedé maravillado… me acordaba de algunas de las muertes planeadas por el Dr. Phibes y lo único que quería era volver a visionar esta cinta que tanto me asombró y cautivó… ¿el resultado?... UN DELEITE… UN ORGASMO DE UNA HORA Y MEDIA… no exagero, o tal vez sí… pero es que no puedo separar la buena calidad cinematográfica de la película y la evocación a mi niñez, en mis primeros acercamientos claros al cine fantástico… claro que además recuerdo haber visto la segunda parte, pero eso será materia de otro visionado…
La cinta protagonizada por el genial Vincent Price tiene todo lo que cualquier fanático del género podría exigir, una acertada dirección, capaz de sacarle partido a la escenografía y a las actuaciones, creando una atmósfera lúdica, mezcla entre la comedia más negra, el surrealismo más imaginativo y el drama poético más excelso… si a eso le sumamos unas interpretaciones soberbias (Price está de primer nivel con ese personaje oscuro, impertérrito, fantasmal, mudo, expresivo…), una dirección de arte muy trabajada, una fotografía atrayente y un guión bastante bien planteado (con escenas eyaculadoras), tenemos un largometraje entretenido y de calidad… la historia gira en torno al Dr. Phibes, un oscuro científico que ve como su amada esposa muere producto de un fatal accidente que tiene junto a él… lamentablemente, para los médicos que la atendieron, es imposible salvarle su vida, lo que genera en Phibes el instinto de la venganza… los nueve profesionales que estuvieron en la sala de operaciones deben morir, pero no de cualquier manera, ya que Phibes es un estudioso de las escrituras y decide, según el libro sagrado, exponerlos a las mismas muertes con que Dios castigó al imperio egipcio (las plagas)… así es como los doctores van muriendo atacados por murciélagos, ratas, ácidos, se desangran… en fin, cada asesinato es magnífico y simbólico… para llevar a cabo el plan, Phibes se vale de la ayuda de una devota asistente con la cual concretará sus ataques hasta llegar a un final melancólico, terrorífico y sugerente, al preparar su propia muerte junto a la mujer que ama…
La carga hipnótica que ejerce este peculiar filme radica esencialmente en la potencia expresiva del personaje de Price y en las escenas de muerte, donde los cuidados decorados y la banda sonora de calidad, hacen el marco perfecto para gozar de principio a fin… sin dudas que es un clásico del cine fantástico y una obra de culto para los seguidores de Vincent Price, quien dotó al doctor Phibes de características tan meticulosamente atractivas, como que nunca pronuncia una palabra a través de los labios y sí lo hace por medio de un megáfono conectado en su cuello o el hecho de que beba por detrás de la oreja… todo un rollo que suma y eleva a esta recomendable película a un plano superior…


UNA GRAN PELÍCULA QUE HAY QUE VER…