martes, 31 de marzo de 2009

LA MÁSCARA DEL DEMONIO (Mario Bava, 1960)


















LA MÁSCARA DEL DEMONIO


AÑO: 1960
PAÍS: ITALIA
DIRECCIÓN: MARIO BAVA
PRODUCCIÓN: MÁSSIMO DE RITA
PROTAGONISTAS: BÁRBARA STEELE, JOHN RICHARDSON, ANDREA CHECCHI, ARTURO DOMINICI.


ARGUMENTO:

Película basada en el relato de Nikolai Gogol llamado “El viyi” que mezcla brujería y vampirismo y que tiene como contexto la inquisición rusa. La historia trata sobre los últimos momentos de la bruja Asa y su amante Javutich, quienes son condenados por la iglesia católica a morir en la hoguera. Antes de que se le coloque la máscara del demonio (con puntas de acero por dentro) la bruja lanza una maldición que cobrará vida doscientos años después, cuando su cuerpo sea reavivado accidentalmente por un par de médicos que viajan a Moscú y que a raíz de la pérdida de una rueda en pleno camino, se adentran en el sepulcro donde reposan los restos de la bruja que son reactivados con la sangre que mana de la herida de uno de los facultativos… a partir de esos hechos, la bruja despertará a su amante para que la ayude a conseguir sangre que la reconstruya y así lograr la venganza. Entonces, sus descendientes serán los elegidos para el sacrificio y entre ellos, una joven mujer, igual a ella, que se convertirá en la obsesión de la bruja…


COMENTARIO:

De Mario Bava se ha escrito mucho… y sin duda es uno de los máximos representantes del fantástico de todos los tiempos… esa particular forma de contar una historia, con un manejo notable de cámara y la gran preocupación por elementos técnicos como la fotografía y la música han hecho de su obra una marca indeleble en la mente de los conocedores y apasionados del cine. Esta película es la primera en la que desarrollo la dirección en solitario y ya evidenciaba su talento narrativo visual. LA MÁSCARA DEL DEMONIO es una sólida respuesta al cine fantástico de terror de aquella época, en la que el dominio lo ejercía la productora británica HAMMER… Bava tomó un relato del autor ruso Nikolai Gogol y transformó esta historia de vampiros en un largometraje de proporciones épicas y maestras. La dirección es sencillamente espectacular, la elaboración de escenas a través de planos estimulantes y movimientos de cámara imaginativos hacen de esta cinta una obra que ha permanecido largos años dentro de las más importantes del género… el diseño de producción es genial al elaborar escenarios góticos y oscuros llenos de destructora desolación… su fotografía (autoría de el mismo) es magnífica, toma el blanco y negro, el claroscuro y logra extraer la carga psicológica de sus personajes y mezclarlos con un halo de misterio y terror fuera de serie… además las actuaciones están por sobre la media y el guión a pesar de ser sencillo, está bien elaborado (posee algunos baches notorios pero que no logran opacar el resultado final)… lo que además destaco de sobre manera es la música tétrica pero nostálgica que cumbre toda la película… esa suave melodía llena de lirismo y tragedia queda en la mente como una mordida vampira…
Bárbara Steele se roba la pantalla… su doble personaje es delicioso y hace sentir placer orgásmico… a través de escenas inolvidables como cuando la bruja es quemada en la hoguera (con máscara y todo), al hacer su aparición en el portal del mausoleo frente a los médicos, el despertar de la bruja en la tumba, la irrupción de su amante desde el cementerio, las escenas dentro de la mansión, la secuencia final cuando se produce el enfrentamiento entre el joven doctor y la bruja… en verdad LA MÁSCARA DEL DEMONIO es un filme de brutalidad romántica que destila una seducción visual incuestionable que ha sido una verdadera vertiente para muchos cineastas del género…

UN CLÁSICO IMPERDIBLE QUE DESTACA MÁS POR SU FORMA QUE POR SU FONDO… OBRA MAESTRA…