lunes, 8 de junio de 2009

MUERTOS Y ENTERRADOS (Gary Sherman, 1981)




























MUERTOS Y ENTERRADOS


AÑO: 1981
PAÍS: ESTADOS UNIDOS
DIRECCIÓN: GARY SHERMAN
PRODUCCIÓN: RONALD SHUSETT, ROBERT FENTRESS
PROTAGONISTAS: JAMES FARENTINO, MELODY ANDERSON, DENNIS REDFIELD, JACK ALBERTSON.



ARGUMENTO:

En el pueblo costero de Potters Bluff están pasando cosas extrañas… a su tétrico entorno, habitantes silenciosos, atmósfera novelesca sacada de las obras de Lovecraft, se le ha unido una seguidilla de muertes inexplicables que intentan ser aclaradas por el sheriff del lugar (Dan), quien no puede ensamblar las piezas de este confuso rompecabezas y el enigma que se plantea en este verdadero puzzle mortal lo llevará a un terreno surrealista donde la realidad aparente dejará su lugar a una dimensión fantástica cuyos límites se diluirán entre la bruma de la oscuridad…


COMENTARIO:

Situándome en 1981 (año en que se realizó este filme), tenemos que los nutrientes de MUERTOS Y ENTERRADOS se establecen en varias vertientes cinematográficas conocidas de la época, que hoy en día son consideradas clásicos y obras de culto, en este segmento podemos recordar LA NIEBLA o LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES… es que ese aire que se respira durante toda la película es sencillamente notable… ese trabajo de fotografía claroscuro con una tenue neblina, otorga al metraje de un halo surrealista que se transforma en el escenario ideal para que los habitantes del pueblo dejen rodar su “aparente locura” contra los forasteros que llegan por esos lados… y es que no hay distinción, un fotógrafo, una pareja y su hijo, una mochilera… todos son aptos para un extraño ritual de muerte donde la violencia y el silencio se mezclan en un baño de sangre onírico… el director de la cinta conduce de manera excelente una narración de ritmo sostenido, de gran suspenso, creadora de ambientes y donde hasta las olas que rompen en las rocas se transforman en personajes importantes del argumento… el guión es, en esencia, una increíble historia de motivaciones oscuras que cubren la mente de todo aquel que ingresa al poblado y que provienen de la insana ocurrencia por revivir a los muertos, sin un objetivo claro… lo que sucede es que, de pronto, una serie de muertes a forasteros comienza a llenar de trabajo a un tranquilo y correcto sheriff (Dan) quien vive junto a su esposa que es profesora… primero aparece en la playa el cuerpo moribundo de un fotógrafo, atado y quemado, el que muere más tarde en el hospital en una escena de antología, luego se suceden otras víctimas que son asechadas en las mismas circunstancias: un grupo de pobladores portando cámaras fotográficas y de video, los golpean brutalmente y les dan muerte machacándolos hasta desfigurarlos… ¿por qué?... la explicación se decantará a través de un viejo forense, que además es dueño de la funeraria, el que se volverá la pieza eje de todo este misterio que guarda más de una sorpresa… es así como Dan, arriesgará su propia sanidad mental con tal de dar con el o los asesinos y sus motivaciones…
La película será un deleite para los que busquen intriga y suspenso, así como sensaciones de terror apelando simplemente a la ilógica que subyace de una historia sobrenatural y con un final golpeador que coloca en peligro la estabilidad de nuestra razón…
La clave es entregarse… no hay más lecturas, entregarse a la peli y verla con los ojos del protagonista, quizá el más “razonable” de todos y por ende el más proclive a caer en el espiral de demencia…
Un filme algo desconocido pero no menos destacado y de culto con grandes actuaciones y momentos macabros y mágicos…

UNA PELÍCULA NOTABLE QUE LLENARÁ EL GUSTO A LOS EXIGENTES FANÁTICOS DEL TERROR INTERNO Y MISTERIOSO…