sábado, 19 de septiembre de 2009

EL DESCUARTIZADOR DE NUEVA YORK (Lucio Fulci, 1982)



























EL DESCUARTIZADOR DE NUEVA YORK


AÑO: 1982
PAÍS: ITALIA
DIRECCIÓN: LUCIO FULCI
PRODUCCIÓN: FULVIA FILMS
PROTAGONISTAS: JACK HEDLEY, ALMANTA SUSKA, HOWARD ROSS, ANDREA OCCHIPINTI, ALEXANDRA DELLI COLLI, PAOLO MALCO, CINZIA DE PONTI.


ARGUMENTO:

Un psicópata anda suelto por la ciudad de Nueva York y la policía no tiene las pistas suficientes para dar con él. Lo grave es que este asesino, con predilección por las mujeres bellas, está actuando cada vez con mayor brutalidad y salvajismo, lo que hace que el policía encargado de llevar la investigación tenga que recurrir a un psiquiatra para que lo oriente con respecto al perfil del sujeto que buscan. Quizá la pista más significativa sea el extraño modo de hablar del descuartizador quien utiliza en su lenguaje voz de pato… las víctimas de suceden y sólo la salvación de una de ellas da con el camino correcto para develar la identidad y motivaciones del psicópata de Nueva York…


COMENTARIO:

Después del gran periodo gore de Lucio Fulci y por el cual se hizo un nombre dentro de la cinematografía fantástica de terror con filmes tales como NUEVA YORK BAJO EL TERROR DE LOS ZOMBIES, PÁNICO EN LA CIUDAD DE LOS MUERTOS VIVIENTES, LA CASA CERCANA AL CEMENTERIO Y EL MÁS ALLÁ, el realizador italiano dejó de lado lo sobrenatural, las dimensiones atemporales, la sangre a destajo y las atmósferas opresivas por la gran urbe (Nueva York) y por una historia con estructura policial sobre un psicópata que juega con la autoridad mientras mata de formas brutales a bellas mujeres sin ninguna razón aparente… la película se rodó en 1982 y fue, según mi parecer, una de las últimas cintas aceptables de Fulci, puesto que sus trabajos posteriores denotaron un director sin ideas y sin motivación…
EL DESCUARTIZADOR DE NUEVA YORK parte de un argumento simple y directo y se compone de un conjunto de escenas y secuencias muy bien realizadas que giran en torno a las muertes de estas atractivas mujeres, quienes por uno u otro camino, llegan a las garras o mejor dicho al cuchillo de este asesino con voz de pato Donald, el que se mueve con una cuota importante de inteligencia y habilidad para burlar a toda la fuerza policial, especialmente al que lleva el caso… el guión es inexistente, más bien incoherente y atemporal, no hay progresión narrativa alguna… Fulci se debate en mostrarnos una obra que salta de un asesinato a otro sin preocuparse del desarrollo de los personajes (con actores que cumplieron bien su rol y otros no) ni de la consecuencia lógica de los hechos… así, a vuelo de pájaro, cualquiera podría afirmar que se trata de un pseudo-giallo por la enigmática personalidad del psicópata el que sólo se devela hacia el final (sin mayores sorpresas), pero aun cuando existan ciertos guiños a este sub-género, la trama no escapa de los policiales comunes y corrientes con altas dosis de gore y erotismo…
Por un lado, ya he mencionado las debilidades técnicas y de puesta en escena del filme, pero también quisiera dar tribuna a los momentos que a mi me resultan atrayentes y dignos de mención… primero tenemos que la fotografía es bastante aceptable, sobre todo a la hora de los crímenes, bien trabajada, estimulante y hasta lúdica… la banda sonora también me gustó aun cuando no sea ninguna maravilla… y como no, las escenas más características y por las que esta película de Fulci fue calificada como atentatoria en contra del género femenino por su violencia psicológica y sexual, son instantes golpeadores y que difícilmente se pueden olvidar… por ejemplo:
-La muerte de una mujer que aborda, montada en su bicicleta, un transbordador y que es asesinada dentro de un vehículo al que escribía en sus vidrios algunos garabatos… el sujeto la abre desde la vagina al tórax y le corta los senos… todo un espectáculo visual que no deja nada a la imaginación…
-Los shows eróticos a los que asiste una mujer madura para saciar su hambre sexual y para satisfacer las degeneraciones de su postrado esposo, el que se conforma con escuchar el audio de estos encuentros…
-La muerte de la prostituta del show que termina con una botella en su vagina…
-La excitación que le produce a la misma mujer madura la masturbación que le realiza un joven latino con el pie… toda una escena de culto…
-La doble tortura que efectúa el psicópata con el policía y con la amante de este… me explico… el hábil sujeto hace creer al detective que le habla desde una cabina telefónica cuando en realidad lo que el hombre de la ley descubre es un micrófono conectado con el lugar real desde donde transmite: el departamento de la joven prostituta que es la amante de él… a ella la tortura, en la mejor escena de la película, con una gillette la que entierra en su cuerpo y en su ojo derecho… haciendo partícipe del audio al policía… genial… no hay otro calificativo…
-El final cuando se descubre quien es el asesino y su motivación, la que está más cercana a la fractura afectiva que a otro tipo de interés…

En suma y resta, EL DESCUARTIZADOR DE NUEVA YORK es una película de tono menor que las mejores obras de Fulci, ya que su nivel de actuación, puesta en escena, guión y ritmo es inferior a estas últimas, pero de igual modo reivindico sus escenas más destacadas y por la que el filme merece ser visto…

INTERESANTE PROPUESTA DE FULCI QUE NO SIENDO UNA GRAN PELÍCULA, LOGRA IMPACTAR CON INTELIGENCIA Y TALENTO…