jueves, 11 de diciembre de 2008

ANGEL NEGRO (Jorge Olguín, 2000)









ANGEL NEGRO


AÑO: 2000
PAÍS: CHILE
DIRECCIÓN: JORGE OLGUÍN
PRODUCCIÓN: ALVARO FÁEZ, MARCELO ROJAS.
PROTAGONISTAS: ALVARO MORALES, BLANCA LEWIN, ANDREA FREUND, JUAN PABLO BASTIDAS, FERNANDO GALLARDO, ALVARO ESPINOZA.

ARGUMENTO:

Una joven estudiante muere luego de su graduación de enseñanza media, en un “carrete” en la playa. Diez años más tarde, los involucrados volverán a reunirse al descubrir que dos de los presentes en aquella celebración han muerto en trágicas circunstancias.


COMENTARIO:

Tras décadas en que el cine chileno se abocó a desarrollar, esencialmente, el género de drama y comedia, surgió a fines de los noventa la figura de un joven cineasta de 23 años que todavía se encontraba estudiando, el cual revolucionó todo el pequeño espectro cinematográfico nacional, al embarcarse en la realización de la llamada “primera película de terror chilena”. Fue así que durante 1999 comenzó a rodar ANGEL NEGRO, la que se estrenó la noche de Halloween de 2000. Olguín aprovechó todas las instancias publicitarias para promocionar la peli y lo logró, ya que ANGEL NEGRO fue un boom y se paseó por muchos festivales de cine fantástico y de terror con buenas críticas.
Ahora bien, hablando con la distancia que hay que tener para comentar un film, ANGEL NEGRO tiene como mérito el ser la primera, además el generar el desarrollo de un género inexistente en Chile, de hecho a partir de su estreno, otros cineastas se han atrevido en el cine fantástico y no sólo en el terror sino también en la comedia y drama (MALTA CON HUEVO, LA VIDA ME MATA, EL HUESPED, MIRAGEMAN).
La historia es muy simple y sencilla, a prueba de huevones: una joven y tímida estudiante de enseñanza media (Angel), muere en un “carrete” playero, posterior a la fiesta de graduación, ya que sus compañeros le juegan una broma pesada junto a su mejor amigo de curso (Gabriel), un tipo tan retraído como ella. Luego de diez años, el hecho vuelve a revivir puesto que aparecen los cadáveres de dos de los compañeros cabrones de ese día. Todo es descubierto por Gabriel, quien es médico en el Instituto Médico Legal, donde examinan los cuerpos que les son derivados. Casualmente se encuentra con una de las compañeras de aquel carrete y le expresa sus sospechas por los acontecimientos…De ahí, se sucederán más muertes y surgirá el enigma maldito en torno a la figura de Angel y su venganza…
En realidad es un argumento archirepetido en muchas películas clásicas del subgénero slasher (VIERNES 13, MANIAC, HALLOWEEN), donde un asesino psicópata da rienda suelta a su gusto por matar, siempre ataviado con máscaras y ropas que ocultan su identidad. Olguín tomó este subgénero y lo mezcló con el giallo italiano (BAHÍA DE SANGRE, EL PÁJARO DE PLUMAS DE CRISTAL, EL GATO DE NUEVE COLAS), PERO SIN SELLO PERSONAL… y es en este punto donde la peli se cae totalmente, ya que es sólo una mala copia de los grandes filmes de antaño, sin suspenso, sin golpes de guión potentes (los polis son tan estúpidos que durante todo el metraje dan vueltas sobre una única pista dejada huevonamente por el asesino: una cinta), no posee buenas actuaciones, ni siquiera aceptables, todo es muy sobreactuado y patético, hay errores garrafales en el guión que, perdónenme, dan pena, mucha pena…la edición es cansina y no posee cambios de ritmo interesantes, jamás el espectador se siente dentro de la historia…quizá lo único destacable sea la preocupación por la banda sonora que marca algo de presencia.
Les prometo que al poco rato de ver la peli descubrí todo el rollo y no es que sea un genio, sino que la estructura de la historia lleva a un final cantado… es una especie de homenaje a los maestros del terror pero con carencias más que económicas…
Jorge Olguín filmó dos años más tarde, su segundo largo titulado SANGRE ETERNA sobre una historia de vampiros góticos sumidos en el Santiago urbano que muestra una realidad indesmentible: la sociedad chilena (especialmente la juventud) busca referentes fuera y los replica de forma mediocre… en todos los ámbitos de nuestra vida… pero yo digo: la libertad de inspiración no debe ser una cárcel de espejos…
ANGEL NEGRO vale por su esfuerzo y pasión, que no se puede desconocer, pero como OPERA PRIMA DEJA MUCHO QUE DESEAR…MÁS PARECE EL EJERCICIO FÍLMICO DE UN AFICIONADO SIN CREATIVIDAD PROPIA…