viernes, 19 de junio de 2009

LA NOVIA DE FRANKENSTEIN (James Whale, 1935)




















LA NOVIA DE FRANKENSTEIN


AÑO: 1935
PAÍS: ESTADOS UNIDOS
DIRECCIÓN: JAMES WHALE
PRODUCCIÓN: CARL LAEMMLE JR.
PROTAGONISTAS: BORIS KARLOFF, COLIN CLIVE, VALERIE HOBSON, ELSA LANCHESTER.


ARGUMENTO:

Continúa la historia del clásico monstruo Frankenstein creado por el doctor Henry Frankenstein quien luego de perder el control de su magnífica creación, ve como esta perece quemada (o al menos eso parece) en un viejo molino a manos de los habitantes del pueblo, quienes por temor actúan agresivamente, sin darse cuenta de la inocencia y bondad del monstruo… esta vez, un antiguo profesor (Pretorius) de universidad de Henry hace su arribo a la mansión de este último con el firme propósito de que trabajen juntos, ya que desde hace mucho tiempo él también experimenta con cadáveres para dar a luz vida… luego de convencerlo, ambos llegan a la conclusión de que ya creado un hombre, es necesario dar vida a una mujer como compañera natural de este ser fantástico…



COMENTARIO:

No podía comenzar mejor esta segunda película sobre Frankenstein que en boca de su creadora Mary Shelley, esto porque la primera escena del filme nos sitúa en un gran salón, donde convergen tres personajes: Shelley, su esposo y el poeta Lord Byron… en medio de una interminable tormenta, los tres personajes hablan sobre historias de terror, y es allí cuando Shelley interviene para decir que la historia de este monstruo no acabó con la supuesta muerte del mismo en aquel antiguo molino, sino que sobrevivió al incendio y continuó vagando por los valles aledaños al pueblo, sembrando el terror y muerte entre los habitantes… el filme retoma la historia de la primera entrega y esta vez se la juega por un guión más dinámico, tétrico, con importantes dosis de humor negro, actuaciones convincentes y con la legendaria aparición de la actriz Elsa Lanchester en el rol de la novia de Frankenstein, quien a pesar de contar con unos minutos en pantalla, logró transformarse en un ícono del género del terror de monstruos, merced a una maravillosa caracterización y a unos gritos, madre mía, clásicos y tronadores… si la comparamos con la primera película de 1931, esta segunda parte es superior es varios aspectos, el director James Whale le otorga a la cinta una mayor cercanía con el público, debido a su profunda huella humana, donde se tocan temas como la intolerancia, la pureza de sentimiento, el humor, la brutalidad, la ambición… un abanico de posibilidades humanas que el realizador maneja a la perfección, dando a luz un entrañable filme, que sumado a un buen guión, una fotografía expresiva, decorados grandiosos, atmósfera épica, efectos muy logrados y actuaciones equilibradas y de buen nivel, dan como resultado una película absolutamente recomendable para todos aquellos que disfruten con el cine fantástico de antaño… me divertí mucho y pasé un momento muy agradable con este largo, que sin duda, constituye el pináculo fílmico de su director… Karloff le da una fuerza y un toque de nostalgia magnífico al personaje, lo que mantiene hasta el día de hoy, con ciertos reparos entendibles por el paso de los años, una magia placentera e imperecedera…

CLÁSICO ABSOLUTO SOBRE EL PERSONAJE DE MARY SHELLEY QUE SUPERA A LA PRIMERA ENTREGA… PARA DISFRUTAR EN PLENITUD…