lunes, 13 de abril de 2009

LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES (George A. Romero, 1968)

















LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES


AÑO: 1968
PAÍS: ESTADOS UNIDOS
DIRECCIÓN: GEORGE A. ROMERO
PRODUCCIÓN: KARL HARDMAN, RUSSELL STREINER
PROTAGONISTAS: DUANE JONES, JUDITH O’ DEA, KARL HARDMAN, MARILYN EASTMAN, KEITH WAYNE, JUDITH RIDLEY.



ARGUMENTO:

Un sujeto es condenado a la silla eléctrica tras haber atacado a una menor; luego de morir es trasladado al cementerio para ser enterrado en presencia de los padres de la menor y de un oscuro sacerdote… cuando todos se retiran del lugar y los sepultureros se disponen a cavar el hoyo, uno de ellos se percata de que el cadáver se mueve y salen huyendo… más tarde, dos hermanos que van a visitar la tumba de su padre, son los primeros en sufrir la presencia de los muertos vivientes, los que se levantan de sus ataúdes y atacan a los vivos para saciar su hambre de carne humana… el hermano tiene un accidente y sólo ella (Bárbara) continuará con vida, mientras arranca por los valles del lugar hasta llegar a una casa, en apariencia abandonada, en la cual se refugiará de la horda de zombies…


COMENTARIO:

Un clásico por donde se le mire… George Romero sentó las bases del cine de terror de muertos vivos con esta película que contiene todos los ingredientes de lo que hoy se conoce con el nombre de género zombie… corría el año 1968 y el cine de terror tenía una saturación de monstruos (Drácula, La Momia, Frankenstein) que productoras como la Hammer había explotado hasta la saciedad… y es en este escenario donde la valentía de un joven Romero se concretaba con este filme que utilizó en los muertos vivos una metáfora de la sociedad norteamericana y mundial de la época (que luego vería tres secuelas EL AMANECER DE LOS MUERTOS (1978), EL DIA DE LOS MUERTOS (1985) y LA TIERRA DE LOS MUERTOS (2005)… cuerpos que se reactivaban por medio de experimentos científicos espaciales, y en un andar lento y desordenado, buscaban alimentarse de la carne humana… la historia se plantea desde lo que les ocurre a dos hermanos que van a un cementerio a dejarle un arreglo floral a su padre… allí son atacados de sorpresa por un muerto vivo y el hermano cae herido por un golpe… la mujer (Bárbara) escapa y se refugia en una casa abandonada… desde ahí observa como los zombies van rodeando la casa sin dejarle posibilidad de huir… de pronto, siente llegar una camioneta desde donde se baja un hombre de raza negra quien parece enterado de lo que sucede y se dispone a ayudarla… como de rayo, tapian las ventanas y puertas con maderos hasta que un ruido extraño los entera de la presencia de más personas en la casa, una joven pareja y un matrimonio con su pequeña hija, la que había sido mordida por uno de los zombies… desde ese momento, todos son presas del pánico y la desesperación que les significa la multiplicación de los muertos vivos hasta que este hecho les hace pensar que las salidas de cierran… el final es de antología y a raíz de lo mismo se han entretejido diversas traducciones para lo que romero deseó representar: por un lado, la sociedad degenerada por el afán de mayor tecnología a cualquier costo y por otro, una velada crítica social al racismo imperante en Gringolandia en esa década… aunque dicho sea de paso, todos estamos claros que hoy en día este hecho es una constante, no sólo en ese país, sino que en todo el mundo, y Chile no escapa a ello…
Los efectos son más bien artesanales pero bien llevados, así como la fotografía en blanco y negro que le resta potencia y fuerza… las actuaciones son correctas, sobresaliendo la de Duane Jones (el actor negro) quien logra transmitir la tensión y la lucha social imperante en la película… por todo ello, LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES es un clásico de culto de obligada visión por su originalidad y potencia, que quizá hoy se muestre más débil, pero que en su momento revolucionó la sociedad y la cinematografía mundial…


OBRA MAESTRA DEL CINE DE TERROR Y PUNTO…