sábado, 23 de mayo de 2009

LA PROFECÍA 2 (Don Taylor, 1978)























LA PROFECÍA 2


AÑO: 1978
PAÍS: ESTADOS UNIDOS
DIRECCIÓN: DON TAYLOR
PRODUCCIÓN: HARVEY BERNHARD
PROTAGONISTAS: WILLIAM HOLDEN, LEE GRANT, JONATHAN SCOTT TAYLOR, ROBERT FOXWORTH.

ARGUMENTO:

Han pasado siete años desde que Robert Thorn intentó matar a su hijo Damien al descubrir que es el anticristo y tras la muerte de él y su esposa Kathy, Damien se traslada a vivir a Chicago con su tío Richard, su señora y su primo Mark. Junto a este último ingresa a una Academia Militar para continuar su preparación al poder, protegido además por nuevos personajes seguidores de Satanás que lo harán descubrir su verdadera naturaleza y su marcado destino…


COMENTARIO:

Siete años después de que Robert Thorn estuviera a un pelo de apuñalar a Damien en el altar de una iglesia y así liberar al mundo del hijo de Satanás, la historia del Anticristo vuelve en esta cinta de 1978 dirigida por Don Taylor, ya que Richard Donner sólo figuró como productor ejecutivo. Claramente el impacto de la primera generó la filmación de esta segunda parte que a todas luces decae en cuanto a la potencia de las escenas que nos entregó la versión original, ahora que también hay que reconocer que esta segunda patita también tiene sus cosas buenas y Jonathan Scott Taylor logra dar con el prototipo del Damien adolescente, expuesto a la gran verdad sobre su persona y lleno de las contradicciones propias de la edad… la historia retoma la orfandad en que quedó Damien y lo sitúa viviendo con un tío de nombre Richard, quien dirige las empresas Thorn, su esposa y su primo Mark, un joven con el cual comparte sus intereses y el estudio en una Academia Militar en la que son inscritos. En ese lugar, Damien es abordado por diferentes personajes que lo guiarán en su autodescubrimiento, el que al principio es difícil de aceptar pero que con el tiempo lo irá potenciando en los objetivos que le demanda el ser hijo del Demonio. Todo transcurre con normalidad y, como es costumbre, los que se vayan interponiendo en el camino de Damien van siendo eliminados como ratas… por ejemplo, la secuencia inicial de la cinta muestra al investigador Bugenhagen (quien le proporcionó las siete dagas a Robert para matar al niño) junto a otro arqueólogo amigo en una excavación en la ciudad de Meggido para ver el muro de Yigael (donde aparece pintado el rostro del demonio desde su nacimiento hasta su ascensión al poder) dándose cuenta que Damien es sin duda el elegido por Satanás… ¿resultado?... ambos mueren enterrados vivos en uno de los pasajes de la excavación, cubiertos por la arena… la intención de Bugenhagen era enviarle a Richard, a través de su amigo, las siete dagas de Meggido… ¿pero cómo llegaron las dagas nuevamente a las manos de Buggenhagen es un misterio sin resolver por parte de los guionistas?... este como muchos otros baches argumentales hacen de LA PROFECÍA 2 una secuela menor pero con puntos destacables como las contradicciones de Damien y la metáfora del descubrimiento del sentido de vida que cada ser humano experimenta durante el periodo juvenil… así como el afloramiento de sus inclinaciones con el sexo opuesto y el profundo cariño que Damien sentía por su primo… el que al descubrir su verdadera naturaleza huye horrorizado para morir más tarde a manos de Damien el que prefiere verle muerto antes que lejos de él… el grueso del filme se decanta en numerosas muertes sin mayor sorpresas hasta que, en una correcta secuencia final, Damien toma posesión de su yo interno y se entrega a los brazos de quien realmente es… a destacar la escena del cuervo matando a una periodista que descubre la verdad, el horrible accidente de un asesor de Richard Thorn bajo el hielo, la muerte de un médico quien termina partido en dos, entre otras…
LA PROFECÍA 2 es una secuela que para mi se encadena con la magia de la primera parte y que juntas forman la verdadera historia de Damien… no así la tercera entrega donde un ya crecido Damien pierde el halo de misterio que había jugado a favor en las primeras cintas…
Un largometraje donde, como en la primera, la música de Jerry Goldsmith retumba con fuerza y mantiene al espectador poseso de una atractiva historia y de entendibles e inevitables dudas existenciales…

UNA BUENA PELICULA, DIGNA SECUELA DE LA CINTA ORIGINAL…