miércoles, 20 de mayo de 2009

LA NOCHE DE LOS DIABLOS (Giorgio Ferroni, 1972)







LA NOCHE DE LOS DIABLOS


AÑO: 1972
PAÍS: ITALIA, ESPAÑA
DIRECCIÓN: GIORGIO FERRONI
PRODUCCIÓN: LUIGI MARIANI
PROTAGONISTAS: TERESA GIMPERA, GIANNI GARKO, AGOSTINA BELLI, MARÍA MONTI, BILL VANDERS, LUIS SUÁREZ.


ARGUMENTO:

Un hombre viaja a la estepa rusa para concretar un negocio sobre maderas y en el camino sufre un accidente… es encontrado con una amnesia temporal vagando por los bosques y es llevado a un hospital donde se le estabiliza y se trata de descubrir su identidad… pero todo es inútil hasta que una joven mujer lo visita aduciendo que lo conocía… el encuentro le produce un shock tan grande al sujeto que se esconde en su habitación y a través de un esfuerzo comienza a recordar la historia que lo llevó al precipicio de la locura… el accidente que sufrió en su vehículo se produjo al hacerle el quite a una mujer que deambulaba por la zona… con el auto en mal estado, el hombre caminó por los cerros y bosques hasta llegar a una casa donde una extraña familia, que venía llegando tras el entierro del hermano del patriarca, lo acogió por la noche… todos muy misteriosos… con el correr de las horas el protagonista irá descubriendo el secreto de la real existencia de los Wurdalak (antigua leyenda rusa sobre muertos vampiros que tras conjuros malignos vuelven a la vida)…


COMENTARIO:

Estamos en presencia de una peli basada en la leyenda de los Wurdalak que ya había sido abordada, con gran maestría, por Mario Bava en LAS TRES CARAS DEL MIEDO (1963)… es así como el filme comienza con un sujeto perdido en la estepa rusa, con un horror tan grande que había producido, en su cabeza, una confusión de la realidad… ya en hospital es atendido por un intrigado médico quien no se explica la causa de tamaño shock… de pronto llega una misteriosa mujer a visitarlo y lejos de aclarar la identidad y la verdadera causal del estado del hombre, trastoca todo y sume al tipo en una espiral insana que durante la siguiente noche se va decantando en vagos recuerdos sobre lo que le aconteció realmente… como consecuencia de ello, el espectador asiste a un macabro encuentro entre el protagonista y la traumática presencia de los Wurdalak, espíritus malignos que corroen y maldicen los cuerpos de las personas transformándolos en zombies sedientes de sangre que sólo durante la oscuridad salen a seducir y atacar…
La película tiene un buen enganche al plantear el argumento sobre la base del interés por descubrir qué es lo que atormenta en demasía al hombre amnésico, pero una vez que comienza a recordar y nos trasladamos a la estepa rusa, el pulso narrativo de la historia va decayendo hasta volverla una cinta aburrida y con pocos recursos en cuanto al guión y los personajes… salvo algunos momentos cuando ya toda la familia se contagia con el espíritu del mal y unas cuantas escenas algo sangrientas, lo demás es un engrudo que finalmente nos entrega un filme del montón sin atractivo mayor que la secuencia inicial… la verdad es que se nota la mano de un cineasta limitado, que hizo todo lo que pudo por construir una cinta digna… a mi personalmente no me agradó la peli en general y no porque sea intragable, ya que como mencioné, tiene su atractivo, pero no puedo engañar diciendo que es un buen largo de terror cuando a todas luces no lo es… las actuaciones no sobresalen, la música no posee personalidad y una lentitud abismante son algunos aspectos que uno termina magullando y deseando olvidarlos pronto… un producto fallido que pudo aprovechar mejor las posibilidades que le planteaba la historia con imaginación y creatividad, haciendo un filme más compacto, con escenas mayormente brutales, con una presencia sexual marcada (aquí sólo hay insinuaciones) y con maquillajes más espeluznantes (no me refiero a la perfección sino a la atmósfera maldita que los zombies hubieran irradiado)…

UN FIASCO QUE SE QUEDÓ EN LAS GANAS Y DESEOS PERO QUE NO PUEDE OCULTAR SU MEDIOCRIDAD…