jueves, 11 de junio de 2009

LA ÚLTIMA CASA A LA IZQUIERDA (Wes Craven, 1972)













LA ÚLTIMA CASA A LA IZQUIERDA


AÑO: 1972
PAÍS: ESTADOS UNIDOS
DIRECCIÓN: WES CRAVEN
PRODUCCIÓN. SEAN S. CUNNINGHAM
PROTAGONISTAS: DAVID HESS, FRED J. LINCOLN, LUCY GRANTHAM, SANDRA CASSEL.


ARGUMENTO:

Un par de jóvenes adolescentes concurren a la ciudad para asistir a un recital de una banda de heavy metal… los padres de la menor están un tanto contrariados, ya que han criado a su hija con infranqueable moralidad y demostraciones afectivas dignas del mejor calor de hogar… la cosa es que las dos muchachas van a la gran urbe y para colmo de mala suerte, son abordadas por una pandilla de forajidos de la ley que, entre otras cosas, son drogadictos, degenerados sexuales y violentos… ¿el resultado? Como era de esperar, son raptadas por ellos y llevadas lejos de la ciudad, justo cerca de la casa de los padres de la menor, lo que traerá una ola de locura, muerte y desenfreno que sumirá a todos los personajes en una vorágine de esquizofrenia mental…


COMENTARIO:

Wes Craven es considerado un director de culto por su contribución al cine de terror a lo largo de toda su carrera, principalmente en dos sagas de gran éxito comercial… si hacemos memoria, nos encontramos con filmes tales como PESADILLA EN LA CALLE ELM y sus secuelas, así como con la taquillera SCREAM… pero los comienzos de Craven se remontan a principios de la década de los setenta y particularmente a este filme que hace un tiempo estrenó un remake… LA ÚLTIMA CASA A LA IZQUIERDA es un filme que se nutre en esencia de la realidad misma que se vivía en Estados Unidos allá por 1972… la violencia ya era la invitada de honor en todo orden de cosas, desde la televisión hasta el diario vivir… su inmensa ascendencia se reflejaba en el clima de hostilidad que se respiraba debido a la guerra de Vietnam y sus nefastas consecuencias en la sociedad norteamericana… en palabras del propio realizador, la peli es una representación de la atmósfera esquizoide en que gringolandia vivía… no sólo los delincuentes eran consecuencia y hacedores de violencia, sino que las familias, los padres e hijos, eran el caldo de cultivo para responder a la agresión con otra agresión… iniciando una cadena sin fin…
Lo medular de la cinta trata sobre el rapto del que son objeto dos jóvenes de familias “bien”, a esto me refiero con familias aparentemente bien constituidas, moralmente fuertes y afectivamente expresivas… el caso es que estas dos chicas son plagiadas por una pandilla de delincuentes que se escapan de la cárcel y cuyos principales intereses son la violencia, psicológica y sexual, así como la drogadicción y el descontrol… la trama comienza a crecer cuando a estos parias se les ocurre llevar a las muchachas fuera de la ciudad, específicamente a un sector donde vivían los padres de la menor de ellas… en el lugar, las golpean, las violan, las obligan a realizar actos lésbicos, en fin, toda una gama de situaciones que degraden su dignidad como seres humanos… como era de esperar, la cosa se les va de las manos y se echan al plato a los dos, sin mayores contemplaciones… acto seguido se dirigen a la casa de los padres buscando refugio y lo que en realidad encuentran es una pareja tranquila, educada, aunque pendiente de recibir alguna noticia, de la estúpida y ridícula policía, sobre el paradero de su hija desaparecida… como si de la realidad se tratase… la película da un vuelco en 180 grados cuando los padres descubren el cadáver de su hija, ya que cambian su shock y tristeza por venganza al extremo… esto los lleva a dar cuenta de todos los criminales de las formas más atroces y furiosas, haciéndolos ver como corderos víctimas de la maldita sociedad…
El filme a todas luces suena interesante, pero al analizar su factura técnica y su contundencia argumental, me di cuenta que estamos en presencia de una volada muy personal que raya más en la mediocridad que en la excelencia… me explico, la dirección es desordenada y amateur tornando la cinta en una muestra sucia y plana de un flojo e inconsistente guión… por que les juro que este es bastante deficiente… Craven hace una mescolanza B de suspenso, comedia negra y gore… la película no transmite nada y no muestra nada… no es un filme arriesgado o que por lo menos se arroje los huevos de sobrepasar los límites establecidos (solo así se podría ser considerado un filme de culto)… en cambio sólo es un largo mamón, sin atmósfera y con actuaciones muy malas… además es clara su falta de presupuesto y de ideas… la fotografía, por ejemplo, es precaria y no suma a la obra, hace ver a la cinta como una filmación casera y aburrida, así como también la banda sonora escogida, tendiente a ironizar con la acción, no pasa de ser un adorno vulgar y que está de más…
En fin, una mala película que sin duda está sobrevalorada por algunos críticos o apasionados del cine de terror, que tratan de ver donde no hay nada…

CINTA QUE NO SE MERECÍA UN REMAKE, PERO PARA QUE VEAN… A NADIE LE FALTA DIOS…