miércoles, 16 de septiembre de 2009

UN PERRO ANDALUZ (Luis Buñuel, 1929)




















UN PERRO ANDALUZ


AÑO: 1929
PAÍS: FRANCIA
DIRECCIÓN: LUIS BUÑUEL
PRODUCCIÓN: LUIS BUÑUEL
PROTAGONISTAS: SIMONE MAREUIL, PIERRE BATCHEFF, SALVADOR DALÍ, LUIS BUÑUEL.


ARGUMENTO:

Gran obra surrealista producto de los sueños / obsesiones de Luis Buñuel y Salvador Dalí, quienes habían cultivado una profunda amistad luego de coincidir en la Residencia de Estudiantes de Madrid, lugar donde además conocieron a Federico García Lorca y otros grandes artistas de la época allá por la década del veinte… la única regla que se auto-impusieron fue que fueran construyendo el guión en base a sueños que los atormentaran sin explicación racional, fue así como UN PERRO ANDALUZ recoge todo el mundo inconciente de estos dos genios en una historia atemporal llena de referencias sexuales, morales, pasionales y rebeldes…


COMENTARIO:

Cuando se acercaba el fin de mis estudios de periodismo y debía hacer mi tesis no tenía claro sobre qué podía tratar… hasta que luego de una conversación con la directora de carrera de ese entonces, llegué a la conclusión de que era posible aprovechar mi apasionado gusto por el surrealismo, en especial por Buñuel y Dalí, y centrar dicho trabajo de investigación en la obra de este último… yo estaba loco de alegría… una tesis sobre el surrealismo a partir de la vida de Salvador Dalí era un verdadero sueño… demás está decir que hubo un profesor anacrónico que estaba en contra de mi decisión, pero como yo me sentía respaldado por el apoyo de la directora, me importaba un reverendo pucho… la cosa es que dividí el trabajo en tres partes: la infancia de Dalí, su juventud y su etapa de adultez donde el personaje de Salvador Dalí ya estaba aprendido y en su máximo esplendor… y bueno, dentro de todo el material que pasó por mis manos, la colaboración con Luis Buñuel en los primeros trabajos audiovisuales de este novel realizador no podía pasarla por alto… UN PERRO ANDALUZ y en menor medida LA EDAD DE ORO (ya que Dalí no tuvo mayor injerencia) fueron dos obras que graficaban en pletinud lo que yo esperaba escudriñar de Dalí: sus deseos más íntimos, sus obsesiones espirituales, sexuales, emocionales… quería degustar toda su carne interior para llegar a lo más profundo del ser humano… es aquí donde UN PERRO ANDALUZ aparecer como una obra visionaria, potente, con una lógica surrealista dentro de la vanguardia parisina de aquellos años, que sin duda la transformaron en un ícono del cine mundial por su osadía e irreverencia… Buñuel contó en más de una ocasión que la génesis de esta película de 17 minutos partió en unas vacaciones que pasó junto a Dalí, donde se les ocurrió la genial idea de realizar un filme surrealista donde el guión estuviera plagado de sueños e ideas obsesivas que no tuvieran explicación racional ni para ellos mismos… entonces comenzaron a lanzar ideas que rápidamente se transformaron en imágenes que develaban mucho de ambos… soy un convencido de que el verdadero acto surrealista no se explica, se siente… y esta premisa fue muy bien trabajada por los dos… de ahí que hayan sido elaboradas escenas tales como: la navaja cortando el ojo, los asnos podridos sobre los pianos de cola con dos frailes atados, la transformación de los senos de la mujer en el trasero, las hormigas en la mano, en fin, momentos inquietantes, graciosos, tensos, que dejan la sensación de una frustración sexual a raíz de la subyugación del hombre al sistema humano que comienza con la familia (opción sexual, fantasías reprimidas), la rebelión en contra de lo establecido y la autoridad, la estupidez de las reglas humanas como la medición del tiempo… todas inquietudes existenciales que están presentes a través de los simbolismos que utiliza UN PERRO ANDALUZ y que Dalí, por ejemplo, extendió a su carrera pictórica como muestro en un par de fotogramas donde aparece su cuadro EL GRAN MASTURBADOR y una foto donde de fondo surge una calavera realizada con cuerpos femeninos (muerte y sexualidad amputada)… por supuesto que toda la traducción o significancia es un asunto estrictamente personal, donde es inevitable no buscarle un sentido a casa plano, pero esa es la gracia y el deleite del surrealismo, que no puede escapar al sentido lógico, aun cuando a uno le impacte cada situación sin saber el por qué…
Una cinta clásica que recomiendo por su valentía y por la fuerza que refleja, aun a 80 años de su estreno…

IMPERDIBLE…