martes, 16 de diciembre de 2008

LÉOLO (Jean-Claude Lauzón, 1992)












LÉOLO


AÑO: 1992
PAÍS: CANADÁ-FRANCIA
DIRECCIÓN: JEAN-CLAUDE LAUZÓN
PRODUCCIÓN: LÉON G. ARCAND, AIMÉE DANIS, ISABELLE FAUVEL, DORIS GIRARD, LYSE LAFONTAINE, ROBERT LANTOS, CLAUDETTE VIAU.
PROTAGONISTAS: MAXIME COLLIN, GINETTE RENO, JULIEN GUIOMAR, PIERRE BOURGAULT, GIUDITTA DEL VECCHIO.


ARGUMENTO:

Un niño canadiense de hogar humilde, desarrolla su vida a través de los sueños y la creatividad… desde esa dimensión analiza y disfruta de las personas que componen su familia y la mujer que ama.



COMENTARIO:

LÉOLO es una de las obras cinematográficas con las que he desarrollado mayor sintonía durante mi vida. Es probable que gracias a su puesta en escena, su interpretación, su frescura, su humor, su dolor, su fantasía y su lógica irracional, esté escribiendo en este momento. LÉOLO es la segunda película de este director canadiense que falleció tempranamente en 1997 pero lo claro es que su talento quedará para siempre en esta cinta maravillosa, seductora, impregnada de dolor y terror, ensueños y traumas… la historia gira en torno a la infancia de un niño humilde en Montreal, quien gracias a su imaginación y creatividad, vive en una dimensión diferente a la del resto de los mortales: PORQUE SUEÑO, NO ESTOY LOCO… repite sin cesar… enamorado de una prostituta vecina, Léolo hace de ella su mayor estímulo de comunión con el amor… aunque sin reconocerlo, su familia, será siempre el sostén de sus sentimientos, tanto positivos como negativos. Tiene una madre luchadora, un padre (dice que no es su padre, ya que su verdadero progenitor es un italiano cuyo semen viajó en un tomate) un obrero de sacrificio, sus hermanas llenas de angustias y frustraciones, su hermano sin un desarrollo emocional consistente y un abuelo degenerado y autoritario… pero los ama y odia a la vez…
LÉOLO no es un largometraje con un guión lineal, es un conjunto de anécdotas poéticas que han pasado por la mente del niño y le han dejado una huella muy profunda, es su vivencia… me recordé de mi propia infancia y de los hechos que construyeron o derrumbaron mi vida, muy personales y lúdicos… intrasmisibles… la dirección es clara y contundente, no se arranca con aderezos que no aportan, las actuaciones son convincentes y graciosamente dramáticas, gran fotografía… LÉOLO es un poema humano y desgarrador en la piel de un niño, es aquel recuerdo que no hace falta llevarlo guardado en el bolsillo, es el paso y el peso de nuestra vida, es el ser conciente en la inconciencia y disfrutarla… LÉOLO es un gozo amargo, una realidad fraccionada, un instante de pausa y conciliación… cada espectador se puede quedar con lo que quiera, pero yo destaco, por sobre todo, las ganas de vivir de ese niño, de vivir y amar…

LA RECOMIENDO COMO UN ORGASMO FÍLMICO Y DE VIDA... COMO UN PASO MÁS HACIA EL CIELO EN ESTE INFIERNO DE LOCURA…
¡PORQUE SUEÑO, NO LO ESTOY!!!!....