viernes, 14 de noviembre de 2008

AL FINAL DE LA ESCALERA (Peter Medak, 1979)









AL FINAL DE LA ESCALERA


AÑO: 1979
PAÍS: CANADÁ
DIRECCIÓN: PETER MEDAK
PRODUCCIÓN: GARTH H. DRABINSKY, JOEL B. MICHAELS
PROTAGONISTAS: GEORGE C. SCOTT, TRISH VAN DEVERE, MELVYN DOUGLAS, JOHN COLICOS, JEAN MARSH.


ARGUMENTO:

Un veterano músico, John Rusell (George C. Scott) pierde a su esposa e hija en un accidente carretero. Acongojado por la pena, decide trasladarse a otra ciudad donde arrienda una vieja mansión. Al poco tiempo, Rusell comenzará a sentir una extraña presencia que lo llevará a investigar sobre el pasado de la mansión, con el fin de llegar al último cabo suelto de una macabra historia.



COMENTARIO:

El magnífico actor gringo George C. Scott venía de vuelta cuando decidió participar en esta película de terror y suspenso donde, sin duda, le otorgó una impronta de calidad al resultado. Desde luego que Scott se lleva sobre los hombros el peso de la peli, una interpretación potente del veterano músico John Rusell, que había perdido a su familia y que tras mudarse a una mansión abandonada, cercana a la universidad donde impartía clases, comienza a sentir diferentes ruidos y presencias en el caserón de varios pisos. Primero, con un persistente golpe (a las seis de la mañana) que retumba por todas partes, incluida las sienes de los espectadores. Sin dejarse impresionar, John creía que se trataba de algún problema en las cañerías, pero con el correr de los días, no todo podía ser una coincidencia doméstica, ya que a eso se le sumaron llaves abiertas con el agua corriendo y golpes de puertas y cosas. Algo ocurría, es aquí donde el músico se da cuenta que está frente a un espíritu trascendente, el espíritu de un niño que se quedó perdido dentro de la casa, con exactitud, en su habitación que estaba en el piso más alto. John, emocionalmente deteriorado, emprende una búsqueda infatigable por descubrir el secreto que encerraba aquel niño (angustias, traumas y muerte), por lo que la película tiene, desde el comienzo, una ambientación fantasmal, sin recurrir a grandes efectos especiales, sino más bien al ingenio de un director con talento. Con la ayuda de la mujer que le arrendó la mansión, a través de una corredora de propiedades, John va atando cabos, incluso recurre a una medium que hace contacto con el niño y le confirma lo que sospechaba (una historia llena de aristas).
AL FINAL DE LA ESCALERA es una película excelente gracias, como mencioné, a su puesta en escena, a su fotografía, sus interpretaciones y a un guión sólido y claro que atrapa hasta el final. Igual hay que reconocer que posee ciertos elementos que se repiten en las producciones anteriores de fantasmas o casas embrujadas, pero AL FINAL DE LA ESCALERA tiene el particular mérito de ser una pionera en poner en la mesa recursos que luego serían tomados por otras producciones con disímil éxito, como LA MALDICIÓN, LA CASA DE LA MONTAÑA EMBRUJADA, TERROR EN AMITYVILLE, LOS OTROS, EL ORFANATO, por nombrar algunas.
Música, ruidos, espacios en penumbra, movimiento de objetos (incluida una silla de ruedas que es una parte muy tétrica), voces del más allá… en fin una lista de elementos que utilizó Peter Medak para construir este filme notable por su factura e interpretación. LO RECOMIENDO PORQUE SE DARÁN CUENTA QUE MUCHAS PELIS ACTUALES CHUPAN DE SU SANGRE (Alejandro Amenábar la tiene entre sus preferidas)… pero caen en lugares comunes y actores de poca monta que aparecen para lucirse más que para aportar.