lunes, 23 de marzo de 2009

PÁNICO EN LA CIUDAD DE LOS MUERTOS VIVIENTES (Lucio Fulci, 1980)























PÁNICO EN LA CIUDAD DE LOS MUERTOS VIVIENTES


AÑO: 1980
PAÍS: ITALIA
DIRECCIÓN: LUCIO FULCI
PRODUCCIÓN: GIOVANNI MASINI
PROTAGONISTAS: KATRIONA Mc COLL, CHRISTOPHER GEORGE, JANET AGREN, CARLO DE MEJO, ANTONELLA INTERLENGHI.


ARGUMENTO:

El suicidio del sacerdote del poblado de Dunwich en pleno cementerio, abre una de las puertas del infierno trayendo consigo una ola de muerte y sangre que cubre a todos los habitantes del lugar… este hecho es predicho por una vidente en una sesión espiritista quien muere de un ataque tras señalar la presencia de lo maligno en Dunwich… un periodista que investiga la muerte de la mujer descubre, accidentalmente, que ella resucita dentro de su ataúd y tras sacarla, se le une para ir al pueblo a cerrar las puertas del infierno… lástima que llegan tarde y el espíritu diabólico del sacerdote muerto ya ha comenzado a causar estragos entre las personas y los muertos del cementerio, por lo que será aun más difícil hacer frente a lo desconocido…


COMENTARIO:

Tras abrirse las puertas en Dunwich, los muertos caminarán la tierra y se apoderarán hasta de los rincones más oscuros del alma… esta es una de las películas más destacadas de la filmografía de Lucio Fulci y, de manera especial, una de mis más favoritas cintas de terror… el ¿por qué?... primero que todo, visioné este filme cuando tendría alrededor de doce años y me causó un horror que he sentido en contadas ocasiones… la atmósfera que se respira durante toda la peli, la fotografía sucia y misteriosa y la dirección incoherente, forman una cinta que luce gracias a sus escenas gore muy brutales y al maquillaje putrefacto de los muertos… la historia es sencilla: un periodista y una vidente viajan al pueblo de Dunwich a cerrar una de las puertas del infierno que ha sido abierta a raíz del suicidio del sacerdote del lugar… los hechos que acontecen posteriormente, muestran una sucesión de asesinatos a manos de los muertos o del propio cura, que se especializan en destapar las cabezas de sus víctimas y extraerles la masa encefálica como también las vísceras… además Fulci muestra la locura instalada en los habitantes de Dunwich quienes sin ser muertos vivientes aprovechan la ocasión para ajustar cuentas, como sucede con un padre que descubre en su propiedad a un joven (deficiente mental) y le taladra la cabeza…
El filme no tiene pies ni cabeza… es más, lo que más recuerdo es la insistente música incidental y la oscuridad predominante casi en todo el metraje… así como algunas escenas que, seguro, quedarán en la retina del espectador:
-El suicidio del sacerdote en el cementerio…
-Cuando el periodista saca a la vidente del ataúd al descubrir que estaba con vida…
-El padre que mata a un joven idiota con un taladro en la cabeza…
-La aparición de una anciana muerta en una casa…
-Cuando el sacerdote se le aparece a una pareja y hace que la mujer vomite sus intestinos y llore sangre…
-El ataque de gusanos de la muerte…
-Las apariciones de una joven muerta…
-La secuencia final en el cementerio cuando se enfrentan a los muertos bajo la tierra…
-La última escena…
Fulci se encarga de dar atractivo a un argumento mediocre y sin sentido, gracias a su tendencia al impacto sangriento explícito y a la atmósfera de la peli, genialmente creada… con razón a los doce años, solo y en una noche lluviosa, me dejó con insomnio por varios días…

UNA OBRA RECOMENDABLE PARA LOS FANS DEL GORE MÁS DURO CON UN FINAL ESTREMECEDOR Y ABIERTO…