lunes, 21 de septiembre de 2009

DRÁCULA Y LAS MELLIZAS (John Hough, 1971)






















DRÁCULA Y LAS MELLIZAS


AÑO: 1971
PAÍS: REINO UNIDO
DIRECCIÓN: JOHN HOUGH
PRODUCCIÓN: MICHAEL STYLE, HARRY FINE
PROTAGONISTAS: PETER CUSHING, DENNIS PRICE, DAMIEN THOMAS, HARVEY HALL, MADELEINE COLLINSON, MARY COLLINSON, DAVID WARBECK.


ARGUMENTO:

Gustav Well es un hombre maduro y fanático religioso que en compañía de otros como el no duda en perseguir, cual periodo de la inquisición, a cuanta muchacha libertina existe en el pueblo donde vive, acusándolas de satánicas y blasfemas… sumido en sus devaneos en defensa del bien, Well recibe en su hogar a dos jóvenes sobrinas (Frida y María) que son gemelas y bastante curiosas, aunque la diferencia entre ellas es notable, por un lado Frida es más loquilla y arrojada, en tanto María resulta ser más tranquila y juiciosa, será entonces Frida quien acarreará un gran dolor de cabeza a su tío, puesto que siendo más libertina se deja seducir por el marqués del lugar, apellidado Karnstein, proveniente de una familia con tradición satánica y de mentalidad lujuriosa, trayendo una maldición a la comarca puesto que tras un pacto con el demonio, el marqués Karnstein se transforma en vampiro y por ende contagia a la bella Frida, sembrando el terror y las sombras en el pueblo, y donde Well se debatirá en el mayor dilema moral de su vida: el combate del mal y el amor a su sobrina…


COMENTARIO:

Este es el tercer filme de una trilogía que realizó la Hammer en torno al mito de los vampiros a través de la familia Karnstein, que comenzó con LAS AMANTES DEL VAMPIRO y LUJURIA PARA EL VAMPIRO. En esta ocasión, el filme se centra en la figura del personaje de Peter Cushing, quien interpreta a un obsesivo fanático religioso, ultra-puritano que siente el defender la palabra de Dios como una obligación, ¿y cómo lo hace?, muy simple, sale en compañía de un grupo de sujetos idénticos a él y cabalga por los bosques del pueblo británico donde vive para encontrar a mujeres jóvenes que estén cometiendo actos pecaminosos que sean dignos de un severo castigo: LA HOGUERA… la actuación de Cushing es un deleite y es lo mejor de la cinta, aunque no puedo hacerme el leso y dejar de lado la intervención de las mellizas Madeleine y Mary Collinson, quienes fueron unas conejitas Playboy que calzaron justo con los roles que les encomendaron en el filme: traviesos, bellísimos y eróticos… el nivel actoral de la película en general es muy bueno y si a eso agregamos un buen y sólido guión, además de una atractiva fotografía, efectos aceptables, una grandiosa dirección de arte y una dirección ágil y versátil tenemos una obra entretenida, fácil de llevar y que cuenta con los aspectos más característicos y fascinantes que hicieron de la Hammer una de las productoras de mayor categoría de la historia del cine fantástico…
Ahora bien, si nos adentramos más en las temáticas que se deslizan a través del filme, podemos llegar a la conclusión de que el factor sexual y erótico siempre ha estado presente en las películas de la productora británica de una forma muy bien adaptada y que se mezcla perfectamente bien con el terror y la sangre… las mellizas Collinson son generosas en cuanto a piel y su presencia está excelentemente calibrada por el guión para nunca desbordar la esencia de la historia de horror… lo que tras suma y resta entrega a los espectadores cuerpos exquisitos y relatos espeluznantes con atmósferas que embriagan…

DIGNA REPRESENTANTE DE LO MEJOR DE LA HAMMER Y CON ESO ESTÁ DICHO TODO…