domingo, 11 de enero de 2009

LA SONÁMBULA (Fernando Spiner, 1998)












LA SONÁMBULA


AÑO: 1998
PAÍS: ARGENTINA
DIRECCIÓN: FERNANDO SPINER
PRODUCCIÓN: ROLO AZPEITÍA
PROTAGONISTAS: EUSEBIO PONCELA, SOFÍA VIRUBOFF, LORENZO QUINTEROS, PATRICIO CONTRERAS, NORMA BRISKI, ALEJANDRO URDAPILLETA.


ARGUMENTO:

Año 2010, Buenos Aires, Argentina, un escape de gas alterador de la memoria ha afectado a parte importante de la población (300 mil personas). El gobierno, para bajarle el perfil al hecho, ha implementado una especie de terapia de aceptación para los recuerdos familiares a través del Ministerio de Control Social… el encargado de llevarla a cabo es el Dr. Gazzar, quien busca que cada persona acepte su pasado sin cuestionarlo… hasta que aparece Eva, una enigmática mujer que a diferencia de los demás, tiene recuerdos claros y premonitorios (inclusive el propio doctor descubre un rol protagónico en la vida de esa mujer)… también es posible que tenga una ligazón con Gauna, una especie de Dios místico que guía y estimula a las personas a la rebelión… a no aceptar lo impuesto por el gobierno… por lo que es utilizada como conejillo de indias, por decisión de un obcecado funcionario gubernamental (Santos) y es dejada en libertad con el fiel cuidado de Ariel, uno de los afectados que trabaja como informante…


COMENTARIO:

OBRA MAESTRA DEL CINE ARGENTINO… un delicioso bocado de orgasmos y sacudidas carnales… una película que equilibra su brillantez en excelentes aspectos técnicos:
-fotografía blanco y negro, opresiva, surrealista, que proyecta el viaje a una dimensión cargada de introspección.
-dirección creativa, poética, que le saca el jugo a la esencia emocional que se respira en el metraje y en las interpretaciones.
-actuaciones de lujo… Eusebio Poncela es un actor de categoría mundial… me produce grandes y variadas sensaciones… es un placer apreciar sus silencios existenciales… Lorenzo Quinteros, quien interpreta al doctor, es otro actor destacado… para mí, representa la fragilidad humana frente a los desafíos de la vida y su realidad… y la lucha por racionalizar todo… si a esto sumamos una genial Sofía Viruboff en el rol de Eva y al chileno Patricio Contreras como el corrupto funcionario de gobierno… tenemos una gran base…
-guión intrincado, potente, mágico, excelentemente construido y desarrollado… la verdad es que Fernando Spiner, uno de los autores del mismo, despliega una imaginación y creatividad de alto vuelo…
Y aspectos de contenido:
Rollos existenciales que están presentes en la vida de cada uno de nosotros… me recordó la peli de Ridley Scott “BLADE RUNNER”… ¿quiénes somos?, ¿hacia dónde vamos?, ¿cuánto tiempo nos queda?... que es lo verdaderamente importante, si es que lo hay, en la vida… ¿qué es lo que tenemos seguro?... lo material se diluye y lo interno también… parecemos energía fugaz… una fugacidad que puede durar varios años humanos pero que, al final y al cabo, nos deja un puñado de recuerdos, un pasado, entrecortado e inestable…

El desarrollo de la historia, luego que Ariel y Eva huyen de la vigilancia del gobierno, en una road movie interminable y desértica, donde los personajes buscan algo que no tienen claro… algo que los justifique como seres humanos… es notable y recomiendo gozar al máximo… la película es una experiencia única y me ha hecho enamorarme, aun más, del cine fantástico argentino… LA SONÁMBULA, que costó 2.5 millones de dólares, es una muestra de que las grandes obras son producto y consecuencia de talento… talento para estar siempre receptivo a las vibraciones externas e internas… talento a ser valiente y enfrentarse a sí mismo, talento a arrojarse a la verdad coja… y darse cuenta que todo y nada es un juego con muchos adjetivos…

LA SONÁMBULA ES OTRA DIMENSIÓN… ESA QUE ESTÁ DENTRO Y ES EL UNIVERSO MISMO… ESE TÉRMINO DEL QUE TANTO HABLAMOS MIENTRAS NOS ENFRASCAMOS EN NUESTRA FINITA EXISTENCIA TEMPORAL…