sábado, 18 de octubre de 2008

THE MIDNIGHT MEAT TRAIN (Ryuhei Kitamura, 2008)





THE MIDNIGHT MEAT TRAIN


AÑO:2008
PAÍS:Estados Unidos
DIRECCIÓN: Ryuhei Kitamura
PRODUCCIÓN: Lakeshore Entertaintment
PROTAGONISTAS: Bradley Cooper, Brooke Shields, Vinnie Jones, Leslie Bibb.



ARGUMENTO:


Un fotógrafo cuya motivación es exponer en una importante galería de arte, busca una motivación especial para dar un sello personal a su trabajo. A través de imágenes de corte social pretende retratar la esencia del ser humano en la gran urbe. Todo va bien, hasta que conoce a un asesino en serie que esconde un macabro mundo que lo va seduciendo.



COMENTARIO:


Esta película de cine fantástico de terror es una clara muestra de que con recursos y una buena historia (esta basada en un relato de Clive Baker), no siempre los resultados llegan a ser del todo satisfactorios. La historia del film posee en su núcleo, un potencial de horror y suspenso que bien manejado y dirigido hubiera dado a luz un largometraje clásico y de culto. Pero que tenemos, un guión que desecha todo lo anterior y cae en colocar una puesta en escena muy comercial y básica, además de no aprovechar la truculencia siniestra pero humana de ambos personajes principales (el fotógrafo y el asesino). Al contrario, este director de origen japonés nos presenta una película más cercana a la fábula surrealista, que no es malo, pero hace del film un producto demasiado liviano y del montón.

Creo, con firmeza, que esta peli daba para mucho más. Los personajes, en sí, son recipientes de los fluidos más infames y bajos del ser humano y se deleitan con ello. Se mueven como peces en el río. Ese mundo interno debió proyectarse en la estética del film, utilizando una fotografía más de contrastes luminosos, sacando partido a la oscuridad como el Dios que todos llevamos en la mente.

También el relato de Baker tiene un marcado acento en lo social, sin lugar a dudas que este ámbito es la etiqueta de presentación de aquellos karmas que son los que, en definitiva, se vuelven los rostros que exponemos y en que nos reflejamos.

Después de visionar la película me recordé de todo los rincones más demenciales que personalmente guardo en mi interior. No estoy hablando de ser psicópatas en potencia, pero con sinceridad, cada una de las personas que nos movemos en este gigantesco acuario llamado mundo, tenemos a nuestra disposición diaria, una serie de estímulos, validos o no, que nos excitan conciente o inconcientemente, las neuronas negras.

Para hacer un pequeño resumen, una película correcta en su propuesta de entretener (hasta cierto punto), un desarrollo a prueba de idiotas y un climax y descenlace que se desinfla como los globos de cumpleaños al final de la fiesta; gore desperdiciado y escasos golpes de suspenso, más bien mecanizados.

Sé que el cine en el fondo o mejor dicho, en la forma es una industria cuyo principal objetivo es entretener, pero por favor no transformen este precepto en una burla hacia los que esperamos más en estos tiempos. Ahora me explico porque, mientras más cine fantástico moderno veo, más extraño el pasado. ¿O SERÁ QUE ME ESTOY VOLVIENDO VIEJO?...